La panelista de «Intrusos» se confesó con News Digitales

Desde el año 2016 que Debora D´amato se sumó al panel de «Intrusos» y reinventó su carrera. Siempre abocada al mundo del deporte, la periodista empezó meses antes a incursionar en distintos magazines hasta que Jorge Rial la convocó para su ciclo de América. En este caso opinó en una charla exclusiva con News Digitales sobre los principales temas del año más allá del coronavirus: la ley del aborto y la evolución del feminismo.

News Digitales: – ¿Como sentís que colaboras con el feminismo desde tu lugar de comunicadora?

Debora D´amato: – Partamos de la base que yo cuando era más chica creía que el feminismo era lo opuesto al machismo. No hace muchos años descubrí realmente lo que era, y me di cuenta que militaba naturalmente por una cuestión de educación. Mi mamá tiene 85 años y en su época también fue una mina muy revolucionaria. Junto con mi papá nos criaron con esa libertad, así que creo que mi rol como comunicadora desde mi humilde lugar es tratar de empatizar y ayudar a quiénes creían que el feminismo era lo opuesto al machismo. Es una igualdad de derechos y de oportunidades. Intento que sea así, obviamente no soy perfecta. El feminismo no es no poder discutir con una mujer, se trata de respeto, de escuchar a la víctima, y obviamente hacer que se sepa la verdad y se haga justicia.

ND: – ¿En qué situaciones de la vida cotidiana pensás que el movimiento mejoró considerablemente en los últimos años?

DD: – Avanzó bastante en el respeto y la empatía, pero falta un montón. Mi hija es de una generación que va a disfrutar un poco más todavía, Lola es muy chiquita pero falta. Cambia en muchas cuestiones donde la gente se pregunta si está bien esto… Hoy hay un humor que no había. Se puede hacer humor negro pero hay cosas con las que no se jode. En la cotidianidad hay cosas masculinas con las que ya no deseamos compartir. Fue una cuestión inicial bastante interesante, y como toda la revolución hay grupos de choque, minas más tranquilas… tiene sus errores y se va aprendiendo en el camino, pero se está aprendiendo de una manera muy avanzada.

ND: – ¿Qué postura tenes sobre la ley del aborto?

DD: – Yo tuve derecho a elegir mi maternidad, y para mí más allá de las cuestiones físicas que de entrada me lo impedían, el poder elegir serlo me generó una gran libertad, me hizo sentir que iba por el buen camino. Primero hay que ayudar a lo que ya está, las chicas siguen abortando, y nadie tiene ganas de abortar, pero a veces es imposible otro camino. Tiene que existir esta ley, indefectiblemente porque mueren demasiadas mujeres, y cuidar las dos vidas se trata de eso. Garantizarles que no van a morir, garantizarles seguridad en su salud. Es una cuestión de salud pública en la que tiene que haber sobre todo educación. Tiene que entenderse la cuestión de género desde la escuela, pero si en la casa no funciona en la escuela es difícil, pero es un combo.

ND: – ¿Por qué considerás que es de suma urgencia dicha ley?

DD: – Porque mueren demasiadas mujeres inocentes, y no hay educación. Nadie las ayuda, no hay empatía. Ninguna mujer va contenta a abortar. Hay que ponerse las pilas educando, enseñando, brindándoles anticonceptivos y enseñando que se puede disfrutar de la sexualidad y puede fallar. También falta mucho tiempo pero vamos por el buen camino.

ND: – ¿Cómo crees que se trata el tema actualmente en los medios?

DD: – En los medios hay de todo. Hay mucho extremismo en algunos casos. Hay gente más abierta al diálogo… Pero lo importante creo es que se hable, no siempre se habla bien, se confunde. Dos mujeres discuten y dicen ¿dónde está la sororidad?, y eso no tiene que ver con el feminismo. Las mujeres también discuten entre sí, como los señores. Ante un problema o denuncia uno tiene que tener empatía, pero puedo discutir. Las mujeres tenemos la capacidad de discutir además de trabajar. No tiene que ver con una cuestión de género sino justamente, de capacidad.