Daniela Montesano es una destacada artista que pinta cuadros con un estilo propio y muy particular. La gran mayoría de sus trabajos están vinculados al mundo de los autos y motos.

Un día el automovilismo se volvió arte para Daniela Montesano. Esta artista de Azul comenzó a dibujar y su vínculo cercano la llevó a que el mundo de los autos sea su principal inspiración. Sus trabajos comenzaron poco a poco a sorprender y hoy en día es, quizás, la artista más reconocida en este tipo de trabajos en particular. Tal es la magnitud y la relevancia que tomó su visión del ambiente del mundo motor que llegó a conectar con la fundación Senna y también ilustrando para el exitoso constructor argentino Horacio Pagani.

New Driver dialogó con ella para conocer un poco más de cómo empezó esta pasión, cuál fue el primer auto que pintó y mucho más.

Daniela Montesano: La pasión por el mundo motor transformada en obra de arte

¿Por qué pintas?

¿Por qué no? Creo que desde chica y que tengo uso de conocimiento es que pinto. Pinto todos los días, pinto porque amo pintar y alegra mis días y a la gente que me elige. Pinto porque no hay nada más lindo para mí, entonces por qué no voy a pintar 

¿Por qué y de qué manera se dio que arrancaste a pintar obras de autos? 

Siempre hubo una relación en mi vida con el automovilismo, pero se dio por mis hermanos, que ellos corrían y sus contactos, amigos, siempre me alentaban a dibujar automovilismo. Pero todo comenzó realmente en Olavarría cuando con Juani Spinella y mi hermano vieron lo que yo pintaba y creamos esta linda fusión de “Color y Mancha”. 

Daniela Montesano: La pasión por el mundo motor transformada en obra de arte

¿Cuál fue el primer auto que pintaste?

El primero que pinté para un pedido fue el porsche 917 de Gulf, para una habitación temática del Hotel Santa Rosa en Olavarria. Después pinté a Ayrton Senna, James Hunt y Steve McQueen, todo para una misma persona.

Daniela Montesano: La pasión por el mundo motor transformada en obra de arte

¿Tenés obras tuyas colgadas en tu casa o no? ¿Cuál?

Sí, sin dudas. Tengo un cuadro de Ayrton Senna. Esta pandemia me dio tiempo para pintar un cuadro que tanto quería para mí. Tengo un cuadro que me pinte en año pasado con una frase de John Lennon, de la canción Imagine, que fue mi inspiración a mirarla todos los días. «You may say I’m a dreamer. But I’m not the only one » (Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único). Y próximamente me pintare uno del Chueco Fangio que hace años también quiero. Mandé a hacerme su firma en neón, ahora me falta su cuadro.

¿Cómo se dio la conexión con la fundación Senna?

Realmente es un sueño, que aún no caigo, el tener esa linda conexión con toda la gente que integra el Instituto y parte de su Familia.El haber pintado cuadros, el haberme elegido para pintar el año pasado en el evento que hicieron para homenajear Ayrton Senna junto a la F1, es algo que me llena de orgullo y de felicidad absoluta.

Daniela Montesano: La pasión por el mundo motor transformada en obra de arte

¿Cómo fue que terminaste siendo la ilustradora de Pagani?

El año pasado viajé a Miami para pintar en el ART BASEL porque soy artista de la galería Prestige y David Rosen Galleries, ellos me convocaron, y realmente fue toda una coincidencia. El día que fui a la galería estaba el hijo de Horacio, Christopher, ahí. Ellos presentan sus Pagani en esa galería, ahí estuvimos hablando de todo, sus pasiones, de arte y junto a él con la galería me invitaron a pintar en vivo en su fiesta mega privada de los 20 años de Pagani. Esa noche fue increíble, estaba pintando en vivo, alrededor del Pagani Zonda, de modelos que había visto solo en revistas o internet, una locura. Hasta le terminé manchando la carcasa al vicepresidente de Pagani. Genere una linda amistad, que luego en el próximo viaje a Miami fui a visitarlos y pasamos una linda tarde. En época de pandemia pude ilustrar para ellos 6 modelos, de los cuales la gente puede entrar a su página oficial y descargar para pintarlos. Muy pronto habrá más novedades junto a la marca que estoy muy feliz.

Daniela Montesano: La pasión por el mundo motor transformada en obra de arte

¿Cuál fue el viaje por trabajo que más recordad y a dónde fue?

En realidad cada viaje tiene su magia y su encanto porque he ido a lugares impensados y que de chica veía como imposibles. El museo de Juan Manuel Fangio fue el primero, ser artista y representarlos me llena de orgullo, como Argentina y amante del automovilismo. Pero creo que el viaje más emotivo y de solo recordarlo se me llena de lágrimas los ojos, la piel de gallina, es cuando conocí el Instituto de Ayrton Senna y llevé obras que fueron elegidas especialmente para alguien muy especial.

Y sin dudas el día que el Instituto me eligió para pintar en su homenaje. El año pasado, en noviembre, era la única persona ahí en representación, me armaron una escenografía con los colores del casco de Senna, que cruzaban de lado a lado, al costado del lugar donde estaba colgado el cuadro que pintaba en vivo, estaba la S de Senna y decía Senna. «Dice Senna» le dije a mi hermano llorando. No podía creerlo, lloraba, me abrazaba, estaba su Toleman, su Lotus a nuestro alrededor, había llegado a un lugar impensado, había llegado a mi sueño, a lo máximo de lo máximo. Además de saber que para ellos yo existía, estaba ahí, representándolo, me habían elegido a mí, pintaba para él, sin dudas el mejor día de mi vida, lejos. Sentía que Fangio y Senna estaban ahí conmigo.

Daniela Montesano: La pasión por el mundo motor transformada en obra de arte

¿Cuál fue lo más extraño que te paso por pintar que jamás hubieses imaginado?

Lo más loco fue pintar un auto en escala y lo más loco es tener el auto en vivo y directo para tomarle las medidas. Fué en el 2018 en el MSI de Teo Martin en Madrid y lo más gracioso de todo es que tenía tanta alegría, ansiedad por estar ahí que lo pinte en 2 días, siempre lo recuerda con gracia: “Joder, tía”.

Daniela Montesano: La pasión por el mundo motor transformada en obra de arte

¿Que piloto te encargo una pintura que no te imaginabas?

Fueron muchos, realmente me sorprende. Como que mi arte fue llegando a lugares que ni yo puedo creer, pero el que me llamó la atención no fue precisamente un piloto, sino un relator: Damon Gallardo. Nos empezamos a escribir mediante Instagram. Cuando él me cuenta que admiraba mi arte, yo no lo podía creer, porque yo lo admiraba de años, de mirarlo con mi hermano en cada programa. Me tenía de fondo en su celular, impensado, una locura pensarlo. Lo lindo de todo esto es que pude conocerlo personalmente, nos invitó al canal, pude hasta verlo  detrás de cámaras, un sueño. Me regaló una camisa de cuando relataba la F1, es un tesoro para mí. Tenemos una linda amistad con el paso de los años y siempre compartimos lindas charlas y nuestra admiración hacia Ayrton Senna.

Daniela Montesano: La pasión por el mundo motor transformada en obra de arte

¿Qué auto o piloto te gustaría pintar que todavía no lo hiciste? ¿Por qué?

Me encantaría poder pintar en una carrera emblemática de la Fe como Mónaco o Monza.O ir a McLaren y colgar un cuadro de Senna ahí, ese sería mi sueño. Pero lo más lindo de mi arte es que va llegando a lugares impensados y lo más gratificante es que puedo ayudar con él, haciendo campañas para ayudar a gente o identidades que necesitan mucha ayuda.

Daniela Montesano: La pasión por el mundo motor transformada en obra de arte

¿Cuáles son tus próximos desafíos?

En realidad no son desafíos, sino es agradecer, seguir sorprendiéndome y disfrutar el viaje que me lleve a hacer lo que más amo. Poder disfrutar con mis hermanos en cada viaje, ver sus caras de felicidad al estar en lugares que soñábamos de chicos o lugares impensados, eso no tiene precio para mí. Compartir con mi flia, amigos, conocer gente, conocer sus anécdotas, el por qué me eligen, el por qué de la foto que eligen, si es una sorpresa para alguien especial o para ellos y siempre ver la oportunidad de poder ayudar a los que más necesitan, eso es todo para mí.