La pequeña escultura lumínica que llevan los Rolls-Royce en la parte frontal fue prohibida en Europa por no cumplir con una nueva regulación de contaminación. La autoridades pidieron que se retiren de circulación.

Desde 1911 Rolls Royce utiliza en sus vehículos una pequeña escultura en la punta de los capots que refleja el “Espíritu del Extasis”. Con el correr de los años la misma fue teniendo modificaciones y una de las últimas se llevó a cabo en 2016 cuando la firma británica decidió presentarlo de manera lumínica en un auto conceptual. Ahora las autoridades europeas de tránsito decidieron prohibirlo al entender que contribuye de forma innecesaria a la contaminación lumínica.

Coronavirus en Argentina: murieron otras 54 personas en la semana en Argentina 

Es sabido que Rolls-Royce puede dar respuesta a las demandas más pintorescas. ¿Un bordado floral para el techo del Phantom? Existe. ¿Un toque aeronáutico para el Dawn? También es una realidad. Su equipo de personalización adonó autos con oro de 24 kilates, como se pudo ver a principios de este 2020

Es cierto que los casos anteriores provienen de proyectos hechos a medida del cliente, pero Rolls-Royce también tiene un catálogo de accesorios para que cada conductor se sienta propio su vehículo. Y uno de esos opcionales es una variante iluminada del Espíritu del Éxtasi, que costaba unas 3.500 libras.

Sólo hay un problema. Ahora Europa dictaminó que esta figura contribuye a la contaminación lumínica de las ciudades, de modo que decidió prohibirla. No sólo en los vehículos de nueva matriculación, sino también en aquellos que ya la equipan desde hace tiempo.

Coronavirus en Argentina: murieron otras 54 personas en la semana en Argentina 

Rolls-Royce llamará a revisión a los vehículos afectados para desconectar personalmente la iluminación del Espíritu del Éxtasis. Los conductores podrán escoger entre un reembolso o pedir que les instalen una escultura de plata en lugar de la afectada. También podrán decantarse por otro accesorio del catálogo del mismo valor.

La iluminación del Espíritu del Éxtasis debutó en un coche conceptual, el Rolls-Royce 103EX, presentado en el año 2016. Pronto pasó a los modelos de producción, hasta que en febrero de 2019 dejó de ser ofrecida como un accesorio ante los crecientes problemas regulatorios con las autoridades del continente. Esta prohibición sólo afectará a los Rolls-Royce matriculados en Europa así que los pocos afortunados que tengan uno por esta región podrán seguir disfrutando del Espirítu del Éxtasis en todo su esplendor.