Pensando en lo que será los vehículos a futuro, General Motors develó su visión de lo que serán los volantes. Tiene pantalla incluida y su fisonomía es bastante similar a la de una consola de videojuegos portátil.

La forma de los autos fue cambiando con el correr de los años adaptándose a nuevas eras. Poco a poco nos estamos metiendo en una con vehículos eléctricos y también en los autónomos. Teniendo en cuenta todo esto, las distintas firmas automotrices tienen sus propias visiones y fue General Motors la que mostró de qué manera ve a los volantes dentro de algunos años. La marca norteamericana utilizó su cuenta oficial de Instagram para darlo a conocer y, más allá de su fisonomía, llama mucho la atención por contar con una pantalla central.

Coronavirus: 22 muertes y 28.039 contagiados en la semana en Argentina 

La forma de este nuevo volante de General Motors no es un aro tradicional, sino una especie de tabla con agarres laterales, algo que hace recordar a las consolas de videojuegos portátiles. Pero lo más interesante viene en la parte central, donde existe una pantalla cuyo tamaño no se develó que aglutina todos los elementos que normalmente se ven en la que habitualmente está presente en el tablero digital. Sistema multimedia, datos del auto, etc.

Para controlar esta pantalla existen unos botones digitales al lado de las agarraderas. También aparecen los accesos directos ‘Menu’, en la derecha, y ‘Home’, en la izquierda. Se ofrecen además diferentes modos de visualización en función del modo de conducción elegido. Y aquí nos referimos a si el auto en cuestión funciona de forma autónoma o no. Es decir, se trata de un volante pensado para los vehículos con capacidad de avanzar por sí mismos.

Si es el conductor es el que toma el control del auto, en la pantalla se verá lo que sucede delante del mismo con indicaciones mediante realidad aumentada. De esta forma, el volante se convierte en el navegador de la misma forma que funcionan actualmente algunos sistemas head-up display. En el caso de que el vehículo haga uso de sus capacidades autónomas, será el conductor el que elija lo que ver en la pantalla.

De momento no hay confirmación oficial de que este proyecto vaya a pasar de su fase prototipo. No obstante, de hacerlo, habrá que comprobar cómo es manejarse con él, puesto que de primeras genera algunas dudas en términos de maniobrabilidad. Respecto a la pantalla, uno puede pensar que será una distracción, pero no será diferente a las que ya provocan las pantallas multimedia que equipan algunos autos de hoy en día.