El Pagani Imola es la novedad de la automotriz con sede en Italia. Posee 838 caballos de fuerza y sólo se construyeron cinco unidades, las cuales ya fueron vendidas.

El santafesino Horacio Pagani siempre había optado por nombres de vientos para identificar a los autos de su automotriz. Como por ejemplo Zonda, el que inició el camino de la marca, o Huayra, que en un dialecto indígena significa viento. Sin embargo, se acaba de lanzar una nueva unidad, la cual será llamada Imola, circuito donde fue desarrollado este vehículo. Una verdadera joya que posee 838 caballos de fuerza y tiene un precio de 5,75 millones de euros.

https://www.youtube.com/watch?v=qYT3dFM4Ox0

Es una unidad completamente exclusiva ya que sólo se fabricaron cinco de ellas. Estas mismas tienen dueño ya que se vendieron en su totalidad. Es un vehículo que está homologado para circular por la vía pública, pero su corazón es el de un auto para disfrutar en un circuito. A su vez, se convirtió en el vehículo de calle más potente que jamás se haya visto. Superando al Huayra BC Roadster que posee 802 CV.

Cuenta con un motor Mercedes-AMG V12 biturbo de 6 litros de cilindrada. Además, tiene 1100 Nv de torque. La planta impulsora está acoplada a una caja secuencial de siete velocidades Xtrac, que se conecta con un diferencial electro magnético y trabaja con tres embragues. El Imola tiene un peso de 1246 kilos gracias a la tecnología Carbo-Titanium. Tiene una longitud de 4,85 metros de largo y 1,27 de alto.

Cuando lo presentó, el argentino Horacio Pagani indicó: «No podemos decir que es un auto elegante. Queríamos un vehículo eficiente, y tal como esperarías si estuvieras viendo un monoplaza F1, esto nos llevó a diseñar un automóvil con características aerodinámicas adicionales. Entonces, aunque estos detalles pueden restar valor a las líneas y la estética general del vehículo, también permiten mejorar el tiempo de vuelta, la facilidad de conducción y especialmente la seguridad”.

A su vez, explicó el motivo por el cual decidió que esta nueva joya llevara el nombre de Imola. “Imola es un lugar sagrado para los fanáticos de los autos”, declaró Horacio Pagani. “Es un circuito veloz, dificultoso y técnico, que siempre separa a la paja del trigo, tanto en términos de hombres como de máquinas. Fue escenario de algunas de las más dulces victorias y de las más amargas tragedias”, explicó.