Durante el Gran Premio de Gran Bretaña, la reconocida casa de remates RM Sotheby’s venderá al mejor postor el McLaren MP4-25 con el que Lewis Hamilton ganó tres carrera en 2010.

La modalidad de subasta se usa muy a menudo en todo el mundo y, casi siempre, de allí salen grande noticias. Sea porque es un auto de colección o porque perteneció a una persona importante o porque alcanzó una suma extratosférica, entre otras alternativas. Lo que sí no es habitual es que se venda al mejor postor un vehículo de la Fórmula 1 y mucho menos si se tratase de uno que fue piloteado por Lewis Hamilton. Sin embargo, acaba de aparecer un ejemplar y se trata del McLaren MP4-25 con el que el británico ganó tres carrera en el 2010.

Sale a subasta por primera vez un monoplaza que utilizó Hamilton en F1

Será la primera vez que sale a la venta un coche ganador original pilotado por Hamilton y el Gran Premio de Gran Bretaña será la oportunidad para hacerse con él. La subasta se hará el sábado, justo antes de que se dispute la primera clasificación Sprint de la historia de la F1.Todo apunta a que la carrera se celebrará con aficionados en las gradas, por lo que mientras los postores pujan por el monoplaza, los aficionados serán testigos de una exhibición del MP4-25 en el trazado británico.

La subasta supone una oportunidad única para los coleccionistas, ya que no hay muchos más ejemplares del modelo. Tal y como señala RM Sotheby’s, «la confidencialidad del cliente impide saber exactamente cuántos autos hay en propiedad privada, pero se cree que sólo unos pocos». De la misma manera, señalan que es poco probable que haya otra oportunidad similar en un futuro cercano.

Sale a subasta por primera vez un monoplaza que utilizó Hamilton en F1

La empresa de subastas estima que el MP4-25 tiene un valor de entre cinco y ocho millones de euros. Además del valor económico, el monoplaza también es alto por los logros que consigiuió Hamilton al volante. Éste fue el monoplaza que pilotó el británico en su cuarta temporada en McLaren y con él consiguió tres victorias, dos de ellas consecutivas en Turquía y en Canadá; la tercera fue en Bélgica. A los tres triunfos se sumaron seis podios más, por lo que Hamilton fue uno de los candidatos a llevarse el título ese año.

Hamilton consiguió también una Pole esa temporada y cinco vueltas rápidas. Terminó el año con 240 puntos y sólo pudo ser cuarto, pero McLaren se alzó con la segunda posición en el Campeonato de Constructores. El campeón ese año fue Sebastian Vettel con Red Bull, equipo que también se llevó el título de escuderías.