Crash Jewelry es una compañía dedicada a la creación de joyas y accesorios, la cual utiliza para su creación piezas y chapas que sobran de autos de lujo chocados. Entre ellos Ferrari, Aston Martín, Lamborghini, entre otros.

Hay distintas firmas a lo largo del mundo vinculadas a la industria automotriz que en sus trabajo no solo presentan medios de movilidad sino que son unas verdaderas obras de arte rodantes. Esto último se lo tomó muy enserio una compañía de Los Ángeles llamada “Crash Jewelry”, la cual utiliza piezas de autos, como por ejemplo Ferrari o Lamborghini, chocados o abadonados para fabricar distas joyas y accesorios.

Una compañía crea joyas y accesorios con piezas de autos de lujo chocados

La oferta de la compañía estadounidense incluye aros, pulseras, brazaletes, collares y gemelos hechos a partir del capó de un Aston Martin Rapide S, el panel lateral de una Ferrari 360 Challenge Stradale o la puerta de un Bentley Continental GT, entre otros. También hay joyas con partes de Rolls Royce, Tesla, Lamborghini, Ford Mustang, Porsche, Mercedes-Benz y BMW, por nombrar algunas marcas.

La historia de “Crash Jewelry” comenzó en el 2013 cuando la artista Christi Schimpke, su creadora, decidió mudar su estudio al taller de su marido, quien es especialista en reparaciones y restauraciones de todo tipo de autos de lujo. Allí, ella se dio cuenta que podía usar piezas y partes de los vehículos que terminaban como chatarra para elaborar joyas tanto para hombres como para mujeres.

Una compañía crea joyas y accesorios con piezas de autos de lujo chocados

El proceso implica cortar metales, lijar, pulir, dar forma, remachar e incluso añadir piedras preciosas. El resultado final es una pieza de joyería personalizada hecha del metal y la pintura de una Ferrari, un Maserati, o un Lamborghini. Cada artículo viene con un certificado de autenticidad de la compañía, que explica de qué automóvil provienen sus joyas, la fecha de fabricación, y quién fue el artesano responsable.

Para sorpresa de muchos, los precios son más accesibles de lo que se podría imaginar. Por ejemplo, hay aros hechos con partes de Porche, Ferrari y Bentley desde 48 dólares. Obviamente que existen de mayor valor, como por ejemplo una pulsera de diamantes Aston Martin de 800 dólares.

Una compañía crea joyas y accesorios con piezas de autos de lujo chocados

Si bien son joyas, la firma aconseja limpiarlas con abrillantador para automóviles. Y también aclara que algunas de sus piezas pueden tener rayones y hasta golpes. «Hacemos joyas con partes de autos que ya no sirven. Pulimos tanto como podemos, pero hay circunstancias en las que no hay nada que hacer. Si este tipo de cosas le molesta, le sugerimos que no compre una pieza en Crash Jewelry», aseguran desde la compañía.