La prestigiosa casa RM Sotheby’s logró la venta más cara de un auto en una subasta por internet. El vehículo en cuestión en una Ferrari 550 GT1 por la que pagaron 4.29 millones de dólares.

La pandemia que sigue pisando fuerte en varios países imposibilitó que se realicen diversos eventos a lo largo del mundo para hacer ventas presenciales de autos mediante la modalidad de subasta. Sin embargo, esto no imposibilitó a Gooding & Company y RM Sotheby’s realizar ventas al mejor postor a través de internet.  Y justamente la segunda de estas dos casas realizó la venta de un vehículo más cara de la historia a través de internet. Se trata de una Ferrari 550 GT1 Prodriver que fue adquiridada por 4.29 millones de dólares.

Una Ferrari 550 GT1 se convirtió en el coche más caro en la historia de las subastas por internet

Este coche de la casa de Maranello logró el campeonato 2004 de la FIA GT y también se quedó con las 24 horas de Spa ese mismo año. A su vez, es la última Ferrari V12 en ganar una competencia de resistencia.

Una Ferrari 550 GT1 se convirtió en el coche más caro en la historia de las subastas por internet

Por su parte, Gooding & Company no se quedó muy atrás, ya que hace algunos días atrás había alcanzado un récord similar al vender una Ferrari 275 GTB Long Nose de 1966 a 3.08 millones de dólares. Este vehículo del Cavallino Rampante equipa la rara configuración del motor ‘torque-tube’ y una alimentación por seis carburadores. Es uno de las 40 unidades fabricadas con esta configuración.

Una Ferrari 550 GT1 se convirtió en el coche más caro en la historia de las subastas por internet

Otro detalle especial: la tapa para reponer combustible opcional de fábrica colocado en el exterior del coche. Además, luce un inusual color, al menos, para Ferrari: blanco con un interior color canela original impecable.

Una Ferrari 550 GT1 se convirtió en el coche más caro en la historia de las subastas por internet

Para el presidente y director ejecutivo de la casa de subastas, David Gooding, la venta de este coche era «a prueba de Covid», explicó a Bloomberg. «Es un indicador perspicaz de la salud relativa del mercado de automóviles de colección en medio de la pandemia», añadió, tras afirmar que la pieza era «especial, haya pandemia o no«.

A pesar de estas estratosféricas cifras alcanzadas pors dos Ferraris, que demuestran la pasión que levantan a lo largo del mundo, RM Sotheby’s no logró vender todas las unidades de la casa de Maranello que tenía para hacerlo. Algo poco usual. Entre las que no fueron compradas esta una 275 GTB/4 de 1967 por la que piden 2,65 millones de dólares.

También una 365 GTB/4 Daytona de 1971 por 2,5 millones de dólares y una 275 GTS por 1,6 millones de dólares. También hay una 365 GTC/4 por 260.000 dólares y una Ferrari 348 personalizado por Zagato por algo más de 225.000 dólares.

A pesar de este “remanente” hubo otras que sí se vendieron y obviamente a un precio mucho más inferior a las dos primeras mencionadas. Se trata de una 365 GT 2+2 de 1970 (176.000 dólares), una Dino 246 GT (440.000 dólares), una Superamerica de 2006 (235.000 dólares) y una Ferrari 308 GTSi de 1982 por 70.400 dólares.

Lo sucedido en estos eventos da las claras muestas que algo no termina de convencer a los comprados. Para muchos tiene que ver con que es muy difícil poder pagar una cantidad tan grande de dinero por un auto que ni siquiera pueden ver. Otros también le adjudican la problemática a la actualidad que se vive en el mundo a causa del coronavirus. Así y todo esta última subasta arrojó dos récords impresionantes para lo que son las ventas online.