La firma sueca Volvo tuvo la idea de comenzar a darle otro vuelo a los volantes y decidió patentar uno que pueda correrse de izquierda a derecha y que también pueda quedarse en el medio.

En un mercado tan competitivo como es la Industria Automotriz, para destacarse muchas veces hay que romper el molde. Eso puede generar algunas controversias, pero durante ese proceso la firma estará en boca de todos. Y eso es lo que sucederá un poco con Volvo. La firma sueca acaba de patentar un volante que puede deslizarse por todo el tablero. Por lo tanto, se puede utilizar a la derecha, izquierda o el medio. También así todos los instrumentos.

Volvo patento un volante corredizo que puede ubicarse a la izquierda, en el centro o a la derecha

Este invento, que funcionaría a través de cables, está destinado a los coches autónomos del futuro (de momento seguimos en un nivel 2 de autonomía), de forma que, cuando sea necesario que el conductor asuma el control lo pueda hacer desde cualquier posición.

La patente describe un «vehículo que tiene múltiples posiciones de conducción» gracias a un volante que está montado en un riel que se extiende por todo el ancho de la cabina. Eso significa que el conductor puede sentarse en el lado izquierdo del automóvil, como en la mayoría de los países, o en el lado derecho, como en Australia, Inglaterra o Japón.

Volvo patento un volante corredizo que puede ubicarse a la izquierda, en el centro o a la derecha

El cambio de marchas y los asientos también estarían montados sobre un riel para su desplazamiento. Existe la posibilidad, incluso, de posicionar el puesto de conducción en el centro y de esconder el volante en el torpedo cuando la atención del conductor -y el conductor en sí mismo- sea prescindible. Esto responde a un ahorro de costos: es más barato diseñar un mecanismo de este tipo adaptable a cualquier coche, que un vehículo equipado con un sistema similar.

En cuanto a los pedales, Volvo cree que podrían ser reemplazados por almohadillas sensibles a la presión, sensores accionados hidráulica o neumáticamente, o algo diferente. De cualquier manera, se instalarían a lo largo del piso del vehículo y el sistema activaría automáticamente los que se encuentran en el lado en el que está el volante.

Volvo patento un volante corredizo que puede ubicarse a la izquierda, en el centro o a la derecha

Por otro lado, hay dos opciones descritas para el grupo de instrumentos. La principal tiene una pantalla digital que se extiende a lo ancho del tablero  con cualquier espacio directamente detrás del volante que muestra la pantalla. Una segunda opción tiene una pantalla digital más pequeña montada en la columna de dirección que se moverá con el volante.

Si bien la idea se patento y está claro que recorre la cabeza de más de un directivo de la firma, pareciera poco probable que en el futuro cercano se pueda ver este volante instalado en un auto. Aunque no hay duda que es un pensamiento bastante interesante para los vehículos autónomos que de a poco comenzará a llegar firmemente a los distintos mercados.