En busca de seguir mejorando en la seguridad de sus vehículos, Volvo develó que trabaja con un simulador de realidad virtual. Allí se pruebas nuevas tecnologías y funciones de conducción autónoma.

Volvo trabaja continuamente en la seguridad. No sólo en sus productos, sino que también ayuda a la sociedad en accidentes que se puede suceder en la vida cotidiana, como lo mostró hace pocos días lanzando 10 unidades nuevos desde 30 metros de altura. Ahora, la firma sueca mostró detalles del simulador virtual que utiliza para mejorar los autos que fabrica. Allí prueba para probar nuevas tecnologías de seguridad y funciones de conducción autónoma en sus automóviles.

Se trata de un simulador de realidad mixta que incluye un asiento móvil, un volante de respuesta háptica, un visor de realidad virtual de alta definición y un traje también háptico. Volvo demostró sus bondades en un evento en vivo desde su Open Innovation Arena.

Pero por mucho que disfruten con él los ingenieros de Volvo, el objetivo de este simulador no es el de dar rienda a suelta a la adrenalina pisando el acelerador, sino el de recrear situaciones reales para desarrollar nuevas funciones de seguridad y sistemas de asistencia a la conducción.

Volvo y un simulador de realidad virtual para hacer que sus autos sean más seguro

Este simulador utiliza escenarios de simulación Unity creados con su software 3D en tiempo real más reciente. Con éste la firma puede recrear gráficos en tres dimensiones de entornos y objetos virtuales, además de introducir cualquiera de sus vehículos. Así, pueden evaluar sus coches y nuevas posibles funciones con distintas condiciones climáticas y de iluminación.

El menú también encontramos un visor XR-1 Developer Edition, desarrollado por Varjo, que se vale de cámaras para habilitar la realidad mixta, a fin de que los escenarios y objetos creados con el software de Unity se integren en el mundo de real.

Y el conjunto se completa, además del volante, con un traje completo háptico firmado por Teslasuit. De esta manera, los probadores de la marca pueden experimentar en carne propia, pero a pequeña escala, los efectos de una colisión sin riesgo alguno. También sirve para evaluar cómo reaccionan los músculos, la tensión arterial o el ritmo cardiaco ante situaciones de estrés.

Con estos ingredientes, Volvo asegura que puede simular infinitas situaciones de tráfico en una pista de pruebas real y al volante de un vehículo real, pero sin poner en riesgo a sus ingenieros y probadores, además del ahorro de costes que supone.

«Colaborar con Varjo, Unity y Teslasuit nos ha permitido probar muchas situaciones con una sensación de absoluta realidad sin tener que construir ninguna estructura física. Podemos hacer pruebas de conducción con vehículos reales en condiciones de tráfico que parecen completamente reales y que, además, pueden modificarse con solo pulsar un botón», señala Casper Wickman, responsable de Experiencia de usuario del Open Innovation Arena.

Todo para probar funciones futuras de seguridad, así como sus próximos lanzamientos, que pueden testear en este universo que recrea la realidad de forma tan precisa. Mucho pasó desde que Volvo fuera el primer fabricante del mundo en equipar de serie el cinturón de seguridad…