La reunión mantenida hoy entre las partes que conforman la mesa de diálogo terminó con un principio de acuerdo para que se analicen más de 400 casos de un total de 805 solicitudes.

Hoy se llevó a cabo  la tercera reunión entre los representantes de los presos de la cárcel de Devoto, miembros de la Justicia y del Gobierno nacional  que y donde se llegó a un principio de acuerdo en analizar casos de delitos no violentos y se confirmó un nuevo encuentro el miércoles 6 de mayo para analizar los pasos a seguir. Luego del violento motín vivido la semana pasado en la cárcel Federal de Devoto.

En el estudio están considerados sólo aquellos que tienen condenas menores a tres años y no se incluyen personas que cometieron delitos violentos.

En el acta que se firmó hoy con un nuevo compromiso para una reunión la semana próxima. Hay, 405 detenidos en condiciones de acceder a una libertad condicional o asistida, sin embargo, ninguno sale por el momento. Por otra parte, se relevaron 805 casos de presos cuyas penas son menores a 3 años. 

Además se estableció que ningún vocero de los detenidos sea trasladado a otra cárcel mientras duren las negociaciones.

La reunión de hoy buscaba resolver la situación de las personas que reúnen las condiciones establecidas por la Cámara de Casación. Esas condiciones son estar en edad de riesgo, tener más de 60 o 65 años o enfermedades también riesgosas como tuberculosis, HIV o distintos tipos de hepatitis; mujeres con niños pequeños o embarazadas.

Además, en el acta, se informó que 320 presos ya fueron liberados de las cárceles federales, de un total de 1.280, que son las personas que se encuentran dentro del grupo de riesgo de enfermarse de coronavirus.

Entre otros de los pedidos, los presos solicitaron la entrega de una mayor cantidad de elementos de higiene y prevención del Covid-19, además de requerir la participación en la próxima reunión de todos los jueces de Ejecución Penal, y el secretario de Justicia del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Juan Martín Mena.

La Organización Mundial de la Salud, las Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ya advirtieron sobre la «tragedia» inminente en las cárceles durante la pandemia, al hacer hincapié en la imposibilidad de mantener medidas de distanciamiento social en los penales.

En estos momentos se está llevando adelante en el país un cacerolazo pidiendo que no se libere a los presos , que fue convocado por redes sociales en todo el país.