El presidente Alberto Fernández aseguró que el aumento de los casos coronavirus se deben, en parte, al aumento en la circulación de personas en la calle y a la flexibilización de la cuarentena.

Este miércoles, en una entrevista televisiva emitida por Telefe Noticias, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, se refirió a la posibilidad de dar marcha atrás en algunas flexibilizaciones de la cuarentena obligatoria. Si bien no explicitó la idea de volver a la fase 1 de la cuarentena, disparó: “¿Querían salir a correr? Salgan a correr. ¿Querían salir a pasear? Salgan a pasear. ¿Querían locales de ropa abiertos? Abran los locales. Pero estas son las consecuencias”.

En diálogo con los conductores del noticiero, el presidente habló sobre los problemas económicos que atraviesa el país en medio de la pandemia y afirmó que la crisis no se debe a la cuarentena, sino al virus que circula cada vez con más fuerza.»Yo entiendo la preocupación de la gente. Pero la gente tiene que entender que el problema económico es por el coronavirus, no por culpa de la cuarentena», explicó Fernández en relación a los 90 días que lleva el país en aislamiento.

Inmediatamente, el jefe de Estado mostró un gráfico que registra un aumento de casos en los últimos días al compás del aumento de circulación de transeúntes en las calles. «Yo tengo un compromiso ético con la sociedad y es no abandonarlos. Mi compromiso es cuidar la salud. Prestemos atención a lo que estamos haciendo, porque algo no estamos haciendo bien», analizó.

Al ser consultado sobre la situación económica, Fernández aclaró su postura: «Es un dilema que en verdad a mi no me gusta entrar. Para mí la economía y la salud son dos cosas diferentes». En ese sentido, comparó a la Argentina con los países de la región: «Los que querían priorizar la economía acá cerca tienen el ejemplo, miren a Brasil, 45 mil muertos. Yo no quiero eso», expresó.

Luego de que Fernández se reuniera hoy junto con el Gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el Vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, decidieron anunciar una restricción en el transporte público a partir de la medianoche del jueves, momento desde el cual sólo los trabajadores esenciales podrán utilizarlo. También se decidió que el Gobierno porteño analice modificaciones para las salidas. En principio, las mismas estarían permitidas de acuerdo al último número del Documento Nacional de Identidad de cada persona.