El presidente Alberto Fernández aseguró que el país está volviendo a producir tras recorrer la planta de Toyota en Zárate.

Después de recorrer la planta de Zárate de la automotriz japonesa Toyota, que reanudó su producción el 18 de mayo después de estar dos meses parada por la restricción impuesta a partir del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el presidente Alberto Fernández aseguró que «no es la cuarentena, es la pandemia lo que ha complicado la economía del mundo. No discutamos más eso. La cuarentena sirve para que nos cuidemos, para que estos empleados de Toyota hayan vuelto a trabajar sanos».

Cada empresa que se reabre en la Argentina es un acto de celebración después de tanto dolor y tanto sufrimiento que la pandemia nos ha impuesto”, agregó el mandatario en un breve discurso tras la recorrida por Toyota, que realizó junto al gobernador bonaerense Axel Kicillof y varios directivos de la empresa.

«El país entero se está poniendo de pie, como se está poniendo de pie Totoya para volver a producir», aseguró el Presidente, acompañado también por la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, entre otros. En ese marco, insistió en que «la inmensa mayoría» del país está «funcionando, se está poniendo de pie y está empezando a producir», a excepción de la ciudad de Buenos Aires, el conurbano bonaerense, «un poquito Resistencia y otro poquito Córdoba».

El Presidente celebró que los «empresarios vuelven a producir con la responsabilidad que hace Toyota y que días atrás lo mismo hizo Wolkswagen en Pacheco», así como «en Scania en Tucumán, respetando los protocolos a rajatabla, cuidando que sus empleados no se enfermen». Asimismo, destacó que Toyota «es una marca líder», de la que dijo ser «usuario» y se manifestó feliz de que «esté otra vez operando en Argentina».

En ese sentido, Fernández aseguró que el Gobierno «hizo todo tan responsablemente que, aunque mucho duele, nos duele mucho menos de lo que nos pudo haber dolido si no hubiésemos hecho lo que hicimos, y lo que hicimos no lo hizo un gobierno, lo hizo la Argentina». En cuanto al rol del Estado, el jefe de Estado destacó que la empresa ingresó en el plan de Asistencia al Trabajo (ATP), que ayudó a pagar parte del sueldo a las firmas con problemas para abonarle a los empleados. «Así, trabajadores, empresarios y Estado, debemos trabajar, con mucha fuerza, tratando de pasar la pesadilla que nos ha tocado», concluyó su discurso el mandatario.

Toyota retomó la producción en las líneas de pick-ups Hilux y SW4, con un protocolo especial debido a la pandemia de coronavirus. La empresa volvió al trabajo con un solo turno de producción de 2,300 empleados y en ese lapso ya produjo unas 1.000 unidades que significan unos 20 millones de dólares de exportación, según indicaron las fuentes. La semana próxima se agregará otro turno de trabajo.

De esa forma, la automotriz se suma a otras empresas de ese rubro que este mes retomaron las actividades con protocolos especiales y por turnos, como la alemana Volkswagen, en General Pacheco, al norte del Gran Buenos Aires, que el presidente Fernández también recorrió la semana pasada. Durante la visita, el Jefe de Estado plantó un árbol en el espacio que la empresa llama Jardín de los Presidentes.