El gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof respaldó la llegada de médicos cubanos «Si se los necesita y cumplen los requisitos los vamos a recibir».

Ante la constante crítica de los medios y periodistas vinculados con el macrismo  y políticos del PRO por la  llegada de médicos de la isla que  según sostienen, llegan «para hacer inteligencia», Kicillof señaló que esa discusión «es del pasado». Y añadió: «Se tienen que ordenar la cabeza. Esa discusión es del pasado. Tendrían que ayudar en vez de poner trabas. Acá hay que dar respuestas».

«En caso de necesitarlos no vamos a mirar la bandera y la nacionalidad», recordemos que arribarán 200 médicos para trabajar en el conurbano bonaerense y será para alivianar el trabajo de los profesionales de la Provincia de Buenos Aires, que se encuentran cargados de exceso de trabajo por la crisis del coronavirus.

«En caso de necesitarlos no vamos a mirar la bandera y la nacionalidad. Si cumplen los requisitos los vamos a recibir sin ningún problema», dijo el gobernador en diálogo con Roberto Navarro en El Destape Radio. «El sistema cubano es de los más respetados del mundo», sentenció el mandatario.

Desde los medios afines al macrismo se criticó con dureza la posible llegada de médicos cubanos por considerar que no tienen título habilitante y que llegarían para «hacer tareas de inteligencia para el régimen cubano». Incluso desde las redes sociales se llamó a un cacerolazo contra el posible arribo.

La falta de profesionales de la salud es un tema que preocupa a Kicillof con vistas al pico de la enfermedad. «Es previsible que necesitaremos más camas, más infraestructura y más recursos humanos. Es previsible», insistió el gobernador.

La provincia de Buenos Aires cuenta con 17 hospitales dentro de su jurisdicción, otros 240 nosocomios municipales y los centros de salud del sector privado, para una población de 17 millones de personas.

Kicillof dijo que para la envergadura de la demanda es necesario sumar profesionales a la plantilla sobre todo porque la exposición de los médicos provoca contagios y la necesidad de poner en cuarentena a los trabajadores. «Es imposible pensar que no se va a necesitar gente en los momentos de pico», sostuvo el gobernador.