El plan de 6 fases que había diseñado el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para salir de la cuarentena de forma progresiva en la Ciudad, deberá esperar.

El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se dispone a anunciar en los próximos días junto al presidente, Alberto Fernández, y al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, la continuidad de la cuarentena por otras dos semanas. Y al igual que hace quince días, según informaron desde Parque Patricios, habrá avances a cuentagotas en el plan de 6 etapas y 100 protocolos planteado por el Gobierno de la Ciudad a mediados de julio.

«Nunca dijimos qué rubros iban a abrir ahora», afirmaron esta mañana fuentes cercanas al jefe de Gobierno, quien ayer conversó con el presidente por la continuidad de la cuarentena. La autorización para deportes individuales (tenis, golf, remo y hasta turf) y para abrir locales comerciales en avenidas se sumarían finalmente a la lista de autorizados, quedando relegados otros rubros sensibles como la gastronomía al aire libre y la demarcación en espacios públicos como plazas y take away.

De la fase 2, sólo se autorizó hace diez días la reapertura de industrias en la ciudad. «La gente tiene que sentir que va hacia adelante de alguna forma», completaron desde la gobernación, luego de la primera negociación con Fernández y antes de la que será una durísima conversación con Kicillof, que aún no tiene fecha.

Lejos están, por el momento, actividades de la etapa 3, como la reapertura de cementerios, eventos religiosos con tope, shoppings y atención médica sin tratamiento. Ni hablar de las reuniones sociales en espacios abiertos con tope de diez personas, las calesitas en las plazas y el servicio doméstico para no residentes, incluidas en la fase 4, o la vuelta del teatro y reuniones sociales en espacios cerrados, incluidos en la fase 5. Ciencia ficción parece hoy la etapa 6, con eventos deportivos masivos y boliches abiertos, mientras la reapertura de las escuelas ni siquiera aparece en ese plan.

«Vamos a avanzar con la apertura de algunas actividades, de poco impacto en la movilidad, de forma gradual y con mucho cuidado, como lo venimos haciendo desde el día que presentamos el plan de puesta en marcha de la Ciudad», reiteraron desde el gobierno porteño, cuidadosos con su vínculo con la Casa Rosada. También agregaron que revisarán «la evolución de los datos» de los últimos 15 días, para llevar la propuesta de actividades y «definirla» entre jueves y viernes.

«Acordamos que vamos a acordar», repite Rodríguez Larreta a quienes dudan de su estilo gradualista, mientras se prepara para una nueva reunión con Fernández y Kicillof en la que se definirán los pasos a seguir.