En la reunión de Alberto Fernández con Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta , quedó definido, que la cuarentena seguirá sin cambios en el Capital y Conurbano , otras dos semanas en la misma fase.

Fernández, Kicillof y Rodríguez Larreta se volvieron a juntar luego de algunos días tensos por la suba de contagios en las villas porteñas, lo que generó algunos cruces de declaraciones.

Principalmente de intendentes bonaerenses, donde luego se sumaron algunos ministros provinciales que le reprocharon a la Ciudad la flexibilización del aislamiento en medio de la suba de casos, situación que temen que se traslade a los barrios vulnerables de la Provincia y se convierta en explosiva.

Kicillof buscó en los últimos días bajar los decibeles del conflicto, convencido de que lo mejor es tratar de acercar posiciones con la gestión porteña para que se produzcan las modificaciones que pretende que confrontar y no conseguir avances.

En el gobierno nacional son de la misma idea, por más que en ambos casos entienden que la administración de Rodríguez Larreta no reaccionó frente a las advertencias de lo que sucedía en los barrios y que luego actuó de manera irresponsable habilitando excepciones, ya sea por presiones o por urgencias económicas.

Presidente mantiene un diálogo diario con los dos. Además, aún en los días de los cruces, Kicillof y Rodríguez Larreta no cortaron el diálogo. Tienen una relación personal correcta.

El problema está cada vez más focalizado. Ayer se registraron en el país 474 casos de contagios, de los cuales 257 pertenecen a la Ciudad y 178 a la Provincia.

La suma de los dos distritos alcanzó los 435 contagios, lo que representó el 92 por ciento el total. Al mismo tiempo, 19 provincias no tuvieron casos. Es como si se tratara de dos países diferentes -a excepción de Chaco, que sigue sumando contagios-, por lo que la cuarentena entre una región y otra continuará de manera cada vez más diferenciada.

Del encuentro en donde participaron los jefes de gabinete y los ministros del área de salud y transporte de cada jurisdicción, se analizaron varios aspectos de la pandemia y la necesidad de ir a una articulación cada vez mayor de las tareas entre Nación, Provincia y Ciudad, dado esta focalización de los contagios.

Un dato importante fue que de los 257 casos en Capital, 141 ocurrieron en villas, esto es el 57 por ciento del total. El otro centro de atención son los geriátricos.

El Presidente, que ayer se reunió por segundo día consecutivo con referentes de organizaciones sociales que trabajan en las villas, ofreció la ayuda del gobierno nacional para que sea más rápido y mejor el trabajo en los barrios populares con el testeo y el tratamiento.

La idea es expandir todo lo posible la lógica del plan Detectar, con el que se va a la búsqueda de los posibles infectados, sin esperar que acudan al servicio médico. «Más controles febriles y testeos», explicaba un funcionario.

Lo que queda por definir la manera como seguirá el transporte en el AMBA, ya que Kicillof viene reclamando un mayor control para evitar que los bonaerenses se trasladen a la Capital a trabajar,

Por eso plantea que se refuercen los controles para evitar el traslado interjurisdiccional.

Hoy por la tarde una reunión que será encabezada por el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero terminará de definir las nuevas restricciones para el transporte público y así evitar el aumento de contagios, entre la gente que se traslada del conurbano a la Capital y viceversa.

Con estas nuevas medidas en el transporte la cuarentena en el AMBA continuará en la fase 3 sin cambios, ni nuevas aperturas de actividades.