El conductor Eduardo Feinmann contó cómo fueron sus días tras ser diagnosticado con coronavirus

El periodista y conductor de Radio Rivadavia y A24, Eduardo Feinmann, recibió el alta y se recupera en su casa. “Si uno no tuviera el apoyo que tuve yo de mi familia, de mi mujer, no sé cómo hubiera pasado esto”, aseguró e indicó él mismo que el próximo lunes regresa a su programa «Alguien tiene que decirlo»

Ya desde su casa, en donde se recupera luego de haber estado internado por coronavirus, Feinmann salió al aire este lunes por la mañana en «Alguien tiene que decirlo«, su programa de Radio Rivadavia (AM 630), y contó cómo transitó la enfermedad.

«Bien es una forma de decir. Estoy roto. Pasé un momento horrible en esa semana que estuve internado», y aseguró que «si no hubiese tenido el apoyo que tuve, no se cómo habría pasado esto». Feinmann, quien dio la noticia de que se contagió de coronavirus hace más de 15 días, reconoció el trabajo realizado por el personal de salud: «Hay que sacarse el sombrero ante ellos. Fue un apoyo impresionante»

Aunque explicó que, pese a ser las únicas personas que pudo ver, «ni siquiera les vi la cara. Están completamente cubiertos con trajes de astronautas». Por otra parte, el periodista y abogado detalló que «la cabeza te juega en contra. Tener el oxígeno las 24 horas del día es horrible«, y continuó: «Todavía estoy reponiéndome, pero tengo muchísimo dolor de cuerpo».

Eduardo sostuvo que todavía se está reponiendo de la enfermedad y que continúa con algunos malestares físicos. «Tengo muchísimo dolor de cuerpo y el dolor de cintura me está matando. No tengo explicación para eso» resaltó

Además se refirió a la sensación que tuvo los días que estuvo internado “completamente solo”. “No pude ver a nadie más que médicos, enfermeros y personal de salud, a quienes no les vi la cara. Esta es una enfermedad muy tremenda porque ni siquiera a los que atienden les ves la cara. Están totalmente cubiertos con trajes de astronautas, máscaras, barbijos, anteojos. Apenas se les ven los ojos».

«Cuando te tocan lo hacen con guantes, ni siquiera hay contacto físico con una persona. Es muy impersonal todo” y detalló que debía colocarse el barbijo cuando ingresaba el personal médico “para no contagiarlos”. “Es muy tremendo” puntualizó

Asimismo, destacó la compañía de su pareja Lucía Auat, quien, a la distancia, estuvo presente en todo momento. “Sinceramente, si uno no tuviera el apoyo que tuve yo de mi familia, de mi mujer, no sé cómo hubiera pasado esto. Porque la tenía a ella del otro lado del teléfono, la voz de ella. Y nada más”.

En su relato contó que “la cabeza te juega en contra” en ese tipo de circunstancias. “Más cuando vos fuiste el que comunicaste durante meses todo lo que va pasando. Entonces, de repente uno está en la misma cama donde relató que otros estuvieron en esas camas. Es muy fuerte”, indicó el también conductor de A24. Por último agradeció a sus compañeros de Radio Rivadavia por haberlo reemplazado durante estas semanas que estuvo enfermo.

Quien estuvo al frente de su programa radial fue Alfredo Scoccimarro, un periodista de amplia trayectoria. “Quedó bien plasmado que funcionamos con un equipo donde el 10 a veces juega de 10 pero también de 2 o de 5. Cada uno de nosotros cubrimos lugares que uno no puede cubrir. De eso se trata: de un equipo”, concluyó Eduardo Feinmann y destacó que trabaja con “gente maravillosa”.