El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, volvió a manifestarse en contra de las medidas estrictas adoptadas por el Gobierno en el AMBA y aseguró que se encuentra trabajando para cambiarlas cuando finalice la nueva cuarentena.

Después de que el Gobierno dispusiera un endurecimiento de las medidas de aislamiento en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) hasta el 17 de julio inclusive, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, habló sobre el futuro de la cuarentena y se volvió a mostrar en desacuerdo con las nuevas restricciones impuestas. «La gente no aguanta más«, disparó.

En declaraciones a radio Mitre, Quirós aseguró: «Estamos haciendo todos los esfuerzos para que esta cuarentena sea bien corta. Estamos trabajando fuertemente con el rastreo, el testeo. Y por supuesto muy atentos a que este período sea lo más corto y pueda levantarse lo antes posible». Luego, agregó: «Es una cuarentena extremadamente larga y estamos implementando todas las medidas. La gente no aguanta más y estamos haciendo todas las tareas necesarias para que a partir del 18 podamos cambiar».

A partir del establecimiento de la cuarentena estricta, se comenzó a registrar una baja en la circulación de personas en el transporte público en el AMBA. Respecto a esto, el ministro señaló: «La circulación implica un riesgo de diseminación mayor. Sobre todo en el subte, donde la ventilación es menor. Los resultados que se describen son apropiados para este camino que transitamos«.

Quirós también se refirió a la cantidad de camas disponibles para atender pacientes en estado crítico, una de las cifras que más preocupa al Gobierno actualmente. «La ocupación de camas en el sector público está en el 55 por ciento y la evolución de estos días ha sido más estable. Es un aspecto que está dentro de parámetros esperables«, explicó.

«Esta pandemia tiene la dificultad de que si tomás malas decisiones, tiene un alto costo. Hay que encontrar un equilibrio, basados en la evidencia y en el humor de la gente. En la pandemia, buena parte del resultado del cuidado social depende de lo que está dispuesta a hacer la comunidad», sostuvo el ministro. «El comportamiento ciudadano está en la ciudadanía, y es importante mostrar los datos con claridad, y que el vínculo entre el gobierno y la gente permita encontrar un camino, que ya está desgastado y a la gente le cuesta acompañar», finalizó.