Fernán Quirós, ministro de Salud porteño, se refirió a la situación de cantidad de casos de coronavirus en la ciudad de Buenos Aires.

Al encabezar esta mañana la presentación del reporte diario sobre la situación de la pandemia en la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de una conferencia de prensa ofrecida en la sede del Gobierno porteño, el titular de la cartera sanitaria, Fernán Quirós, afirmó que ya pasó «el peor momento» de cantidad de casos de covid-19 en la Ciudad, el cual fue «a comienzos de agosto», pero aclaró que todavía habrá que transitar «un camino de descenso» que será «lento«, ya que se mantiene «una meseta alta de casos«, con unos 1.100 contagios diarios.

También Quirós hizo referencia a la dificultad de las personas de «acompañar las medidas que le proponemos» para evitar los contagios. En ese contexto, destacó la necesidad de «seguir cuidándonos, no sólo por nosotros mismos sino por las personas que queremos y por el conjunto de la sociedad».

«Los datos, tal como los describimos, no connotan que uno deba relajarse; al contrario, como siempre decimos, la curva está estable, con un aumento en la primera semana de agosto. Esa es nuestra curva, ahora ¿eso quiere decir que tenemos que relajarnos, que hemos terminado con el problema, eso quiere decir que este virus no genera daños?. Nunca dijimos eso y no lo vamos a decir porque no es cierto«, aseveró Quirós.

«Dado que la Argentina ha tomado una medida sanitaria tan precoz y que fue tan oportuna y tan necesaria para evitar una catástrofe sanitaria, ese fue el enorme éxito que tuvimos a lo largo de abril, mayo y junio, nos trajo el enorme desafío de cómo gestionar una pandemia con un número alto de casos y una ciudadanía que ya le cuesta globalmente acompañar las medidas que le proponemos«, planteó el ministro.

Por otro lado, Quirós cuestionó que se comparen las cifras absolutas de la Argentina con los datos de otros países al señalar que «parece una carrera de autos» en la que «estamos top 4 o top 5 en la cantidad de los fallecidos de los últimos siete días».

Frente a esa lectura, el ministro porteño recordó que el indicador que muestra la situación del país es la tasa de letalidad, «que indica cuán apropiado, oportuno y de calidad ha sido el cuidado de las personas que se han enfermado».

En ese punto, agregó: «la Argentina está muy bien en esa parte, y eso en buena parte es gracias al trabajo del Ministerio de Salud de la Nación en coordinación con todas las jurisdicciones«.