El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que la oposición «destruyó la economía» del país «sin ningún virus» y cuestionó a esa «dirigencia por hablar con liviandad» sobre las medidas dispuestas durante el coronavirus.

En un mano a mano por el Canal C5N con el periodista Gustavo Sylvestre , el Presidente respondió sobre todos los temas que hoy preocupan a la ciudadanía y cruzó fuertemente a los macristas que quieren levantar la cuarentena y a los que hablan sobre privilegiar la economía sobre la salud y subrayó » Cambiemos/Juntos por el Cambio «destruyó la economía sin ningún virus de por medio».

«Hablan con mucha ligereza, a uno lo llaman Stalin porque les dice que se queden en su casa. Cuando trabajamos con Axel y Horacio estamos intentando cuidar a la gente», afirmó.

El mandatario consideró «llamativas» las apreciaciones del ex ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay, quien había tildado a la actual administración de «gobierno de infectólogos», y sostuvo que Cambiemos/Juntos por el Cambio «destruyó la economía sin ningún virus de por medio», por lo que le pidió a los referentes del macrismo que «dejen de confundir a la gente».

Y advirtió «los que hicieron el mayor desastre y ocultaron la basura debajo del sillón son los que ahora acusan» al gobierno nacional de «populista» y aseguró que «en esta instancia» de pandemia de coronavirus «no se puede aumentar nada», en alusión a las tarifas de servicios públicos.

«Acá que tenemos el foco más grande de la infección. El resto son personas que no tienen esa responsabilidad y quiero ser claro. A todos los que nos toca gobernar, entendemos de qué se trata el problema y no tenemos diferencia», contó Fernández.

En un mensaje a ese mismo sector político, Fernández destacó: «El problema de la deuda fue por lo que ellos armaron, con un sistema que permitía que los dólares entren y se fuguen con una facilidad enorme».

Por último, pidió «prudencia» y ahondó: «Estamos hablando de la salud de la gente. Nos generaron una deuda atroz y ahora vienen a decirnos cómo se arregla la economía».

Aumento de tarifas y combustibles

Consultado sobre este tema el Jefe de Estado descartó  cualquier incremento en las tarifas de los servicios públicos, así como de los precios de los combustibles, y expresó que «la escalada inflacionaria tiene mucho de especulativo» y afirmó que «en esta instancia no podemos aumentar nada, todos tenemos que hacer un esfuerzo».

«Los economistas hablan de una inflación autoconstruida y muchos ponen de ejemplo a la Argentina. La inflación autoconstruida es la inflación psicológica, la inflación de los que ven que el dólar sube y dicen a mi no me agarran, yo aumento por las dudas», dijo Fernández.

Con respecto a ese tema fue categórico y subrayó que «no vamos a hacer nada que le complique la vida al pueblo».

«Vamos a seguir trabajando para domar a los que actúan de este modo. No hay perdón ético para que esto ocurra en este momento. Hay mucho sujeto interno que trabaja para los acreedores del exterior», advirtió el presidente.

En relación a la continuidad del congelamiento del precio de los combustibles, el Presidente puntualizó que «el colmo sería que suban las naftas».

«Estamos trabajando en el barril criollo para mantener cierto precio sostén del petroleo, para que no se derrumbe toda la actividad petrolera en momentos en que el precio internacional se ha caído», comentó.

Renegociación de la deuda

Aseguró que su gobierno no es «necio» y que quiere «buscar un acuerdo» para «que la Argentina no vuelva a caer en default» de deuda externa, por lo que está «dispuesto a discutir» con los acreedores «si hay una contrapropuesta» a la que el país hizo hace poco más de 20 días.

Asimismo, sostuvo que no quiere «patear para adelante» para el próximo gobierno el pago de la deuda sino «resolver un problema de la Argentina».

El Gobierno está mañana fijo una extensión del tiempo de negociación hasta el próximo 22 de mayo, de modo de intentar llegar a un entendimiento antes del vencimiento del plazo de gracia para el pago de unos US$ 500 millones de tres bonos globales, con el objetivo de no caer en default.

«Vamos a esperar. Queremos buscar un acuerdo y que la Argentina no vuelva a caer en default. El default es malo y nadie lo quiere», aseguró el Presidente.

«Tenemos que entender que la deuda nos condiciona y que podemos tomar una deuda que podamos pagar, porque sino hipotecamos el futuro», afirmó Fernández, para quien la oferta que se hizo es una en la que «los acreedores no pierden, sólo ganan menos».

«Yo estoy dispuesto a discutir», aseguró, aunque dijo que «hasta aquí (los acreedores) no presentaron una contrapropuesta».

«Es cierto que algunos fondos especulan con que en cuatro años pueda haber otro gobierno pero vieron que todos los gobernadores e intendentes de la oposición expresaron el apoyo. Hay que entender cómo están las cosas en la Argentina», afirmó.

Por otra parte, dijo que espera que «la Argentina haya aprendido y que entienda que endeudarse para pagar déficit no es una buena idea», tal y como aseguró que ocurrió durante el anterior gobierno.

«Todo lo que entró se la llevaron los amigos del poder. Hay que terminar con la irresponsabilidad, esto es lo que nosotros creemos», manifestó Fernández.

El Presidente también salió al cruce de la posición esgrimida por la Asociación Empresaria Argentina (AEA) sobre el tema deuda y recordó que «muchos de ellos aplaudieron la decadencia argentina durante esos cuatro años», en referencia al fuerte proceso de endeudamiento llevado adelante por el gobierno de Mauricio Macri.

Fernández proyectó además que «el mundo va a ser otro» después de la pandemia y advirtió que si continuara un modelo económico de «capitalismo más salvaje», al sistema «le va a pasar lo que está pasando ahora».

«Con el coronavirus, un elemento imperceptible a la vista humana se llevó puesto a millones de consumidores, y cuando desaparecieron los consumidores, las empresas empezaron a tener su valor real, no el especulativo, y todo se derrumbó», reflexionó.

Por eso, el Presidente sostuvo que «de esta experiencia tendríamos que aprender cosas y proponer modificaciones de fondo para construir un sistema más justo», y aportó que «se pueden seguir los modelos de Noruega, Finlandia y Suecia, donde el Estado está muy presente, garantiza salud y educación a la gente, y la gente es feliz».

App Cuidar para trabajadores escenciales

Consultado sobre las críticas de la oposición por el uso de los datos de la app Cuidar, que deben utilizar los trabajadores que se reincorporan a las nuevas actividades permitidas, el jefe de Estado indicó que «la discusión es sobre la posibilidad de conocer el movimiento de la gente, y la geolocalización está en todos los celulares».

«La app dice si se acepta o no la geolocalización; si uno pone ‘no’, no existe. Es una app que hicieron técnicos argentinos, ayudaron empresas de tecnología argentina gratuitamente. En todo el mundo hay apps de este tipo», cerró.