El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se refirió hoy a la polémica sobre la liberación de presos en el marco de la pandemia del coronavirus: “Es indignante, porque mientras la gente está encerrada cumpliendo la cuarentena tenemos presos que salen a la calle”, destacó.

Durante una conferencia de prensa desde la sede gubernamental de Parque Patricios, Larreta se expresó sobre la polémica desatada en el país con respecto a la liberación de presos que  “Venimos haciendo un esfuerzo enorme por mejorar la seguridad y cuando nos encontramos con situaciones como esta, es indignante”, criticó el mandatario porteño.

Luego con respecto a las medidas que la ciudad lleva adelante en la cuarentena tomó la palabra el ministro de Salud, Fernán Quirós y afirmó que Argentina no va a tener un pico de contagios de coronavirus como se registró en Nueva York o el norte de Italia «porque se tomaron medidas y la gente hace un gran esfuerzo”, y adelantó que la próxima semana comenzará a realizarse un plan de testeos rápidos, de manera sistemática y periódica, para personal de hospitales y geriátricos para detectar de forma precoz quiénes tienen el Covid-19.

En esta línea, Rodríguez Larreta alertó a los porteños a “seguir acompañando” las medidas de prevención para “reducir el impacto”, porque -aseguró- “viendo la experiencia de otras ciudades, el aumento de los casos va a llegar”.

“Todos vimos imágenes muy duras de Madrid, Milán, y ahora en ciudades como Guayaquil o San Pablo; Buenos Aires tiene características que son preocupantes, por la cantidad de adultos mayores, por ser la ciudad de mayor densidad poblacional y porque somos la primera entrada para las personas que vienen del exterior”.

Durante la conferencia de prensa, además, las autoridades porteñas informaron sobre las medidas de acción en villas y asentamientos, luego de la notificación de al menos 15 casos en la Villa 31, de Retiro.

Quirós, además, puntualizó que, desde su área, están agregando en hospitales del distrito “330 camas de terapia intensiva, 600 para internación general y 2200 para pacientes leves en hoteles”.

Además de las camas que ya habíamos agregado, seguimos aumentando la cantidad para prepararnos para el momento de atención más difícil”, dijo Quirós y remarcó que dispusieron de 1.200 enfermeros, 600 médicos, y kinesiólogos, además de fortalecer personal administrativo y de ambulancias.

Con relación a la polémica sobre la excarcelación de personas detenidas para evitar contagios en las cárceles, y gracias a un polémico fallo de la Cámara de Casación bonaerense, más de mil delincuentes condenados salieron de la cárcel y hay otro grupo importante de reclusos que presentó recursos con el objetivo de recuperar la libertad o al menos ser beneficiados con prisión domiciliaria.

La liberación de presos generó un rechazo generalizado de la sociedad y en redes sociales ya convocaron a un cacerolazo nacional para hoy, jueves, a las 18. Mientras tanto, continúa aumentando la cantidad de personas que reciben permisos especiales para salir de sus calabozos.

Hasta el momento, en la provincia de Buenos Aires se concedió la excarcelación de un número estimado de 1.400 detenidos alojados en prisiones y comisarías, según fuentes de la Procuración bonaerense. Si se tiene en cuenta que hasta el 22 de abril la cifra ascendía a 800, el número se duplicó en un lapso de siete días.