El gobierno confirmó la llegada de los médicos cubanos que se suman al sistema de salud y trabajarán en el conurbano para aliviar a los médicos más experimentados.

Luego de la polémica generada por las múltiples versiones sobre el arribo de médicos cubanos a nuestro país para integrarse a sistema de salud, el Ministro de Salud Ginés González García confirmó que se habilitará el ingreso de 200 médicos provenientes de Cuba para hacer frente al coronavirus, pese a que por la pandemia no se permite el ingreso de extranjeros.

La intención del Gobierno de aceptar el ofrecimiento del régimen de Miguel Díaz-Canel (que en principio había sido de 500 profesionales) había generado revuelo en la oposición. La presidenta de Pro, Patricia Bullrich , por ejemplo había pedido que primero se termine con la repatriación de los argentinos varados en el exterior, entre los que hay médicos.

En una entrevista que brindó al canal A24, el funcionario admitió que se cursará la autorización en los próximos días, pero aclaró que los médicos no tendrán puestos de suma importancia, sino que vendrán para aliviar el trabajo de otros médicos.

«No es para que atiendan en primera línea a los enfermos, sino para que ocupen algún lugar en el sistema desocupando a los médicos más experimentados», dijo el ministro.

Aunque el trámite para gestionar el traslado de los cubanos debe pasar por Cancillería, es el Poder Ejecutivo el que toma la decisión final, pues se debe hacer una excepción al decreto 274, que prohibió la entrada de todo extranjero no residente al país mientras dure la cuarentena. Hasta el momento se agregó una sola excepción, que alcanza a aquellos extranjeros que necesitan pasar por la Argentina para hacer escala antes de llegar a su destino final.

González García precisó que actualmente hay cerca de 650.000 personas en el sistema de salud dedicadas a la pandemia y que, además de los cubanos, se podrían sumar médicos recibidos que todavía no tienen el trámite del título universitario terminado. El ministerio entabló conversaciones con las universidades para acelerar los procesos.