El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, mostró su preocupación por el crecimiento de los contagios y la ocupación de las camas de terapia intensiva

El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, mostró su preocupación por el crecimiento de los contagios por coronavirus, asimismo resaltó que hay que «reducir muchísimo la circulación» de las personas para «bajar fuertemente la cantidad de contagios». A su vez advirtió que «si no hacemos nada para evitar la cantidad de contagios, en 30 días colapsa el sistema«

En una entrevista con Radio La Red, el viceministro resaltó que en este momento la ocupación de camas de terapia intensiva en el área metropolitana (AMBA) es de un «55 o 60%«, a su vez se ocupa «un 2% por día«.

Es por ese motivo que Kreplak insistió: «Si no hacemos nada para evitar la cantidad de contagios, en 30 días colapsa el sistema«, y completó que en caso de continuar con la curva de contagios a este ritmo «el 16 o el 20 de julio se nos terminarían las camas». Sin embargo, resaltó que «puede ser que haya que reducir actividades no muy esenciales», a tono con la posibilidad que evalúa el presidente Alberto Fernández, para que AMBA vuelva a fase 1.

Por otro lado remarcó que «hay que definir el carácter de la estrategia que se va a tomar para reducir rápidamente la cantidad de contagios en el país». Además explicó: «Yo evitaría que haya circulación en la calle de cualquier persona que no sea de carácter esencial«. En ese sentido explicó que «hay una circulación de personas tan grande que no logramos frenarla solamente con los controles de transporte público porque hay innumerables formas de terminar evadiéndolos que aumentan la cantidad de casos y ello nos puede llevar a un peligro en el sistema de salud»

«Estoy convencido de que las investigaciones que se están realizando en todo el mundo y en Argentina harán que en los próximos meses tengamos respuestas positivas de la ciencia para un tratamiento o una vacuna» resaltó esperanzado el viceministro, quien finalmente insistió en que hay que «hacer un esfuerzo enorme como sociedad para reducir los contagios y seguir salvando vidas»