El ministro de educación, Nicolás Trotta, realizó declaraciones al respecto de la vuelta a clases y señaló que el regreso a las aulas será progresivo.

El ministro de educación, Nicolás Trotta, brindó varias entrevistas radiales en donde fue consultado acerca de la presunta vuelta a clases en el corto plazo cuando el aislamiento social preventivo y obligatorio por el coronavirus comience a flexibilizarse. Sin embargo, Trotta se apuró en señalar que en nuestro país «volver con absoluta normalidad a las clases en todos los niveles implicaría movilizar a casi 15 millones de personas por día» y que «esto abriría una posibilidad de contagio muy alto», y por ese motivo el Gobierno nacional no considera permitir el regreso a las aulas en las próximas semanas.

El ministro explicó que una de las posibilidades que se encuentra analizando el Ministerio de Educación es que, si no se producen picos de contagio, luego de las vacaciones de invierno se pueda volver a las escuelas con un regreso escalonado a clases y la implementación de un esquema dual que alterne días de asistencia a las escuelas con días de aprendizaje en el hogar.

“No tenemos la certeza de cuándo, porque lo va a definir la situación epidemiológica. Sí estamos trabajando en el cómo volver, con qué protocolos de cuidado. Nuestro objetivo es, según nos permita la salud, transitar un proceso de regreso escalonado, porque no van a volver todos los estudiantes todos los días. Esto va a demandar que coordinemos criterios con las provincias, que veamos qué infraestructura tiene cada escuela y que trabajemos con las organizaciones docentes”, aclaró Trotta.

Además, explicó que su cartera considera distintos planes de acción para la vuelta a clases de los distintos niveles educativos. Por un lado, quienes se encuentran terminando el secundario tendrían un módulo de clases extra que sería dictado el primer trimestre del año próximo para permitir el pasaje a la universidad o nivel terciario. Por otro lado, los chicos que están finalizando la escuela primaria podrían volver a las clases presenciales con prioridad una vez que las autoridades epidemiológicas brinden autorización. Por último, los universitarios son considerados como los que están en mejores condiciones de afrontar la educación a distancia y por lo tanto son quienes «más tarde» podrían «volver a la normalidad».