La Ciudad de Buenos Aires y  las Provincia de Buenos Aires , Córdoba y Santa Fe resolvieron en forma conjunta no habilitar las salidas de una hora para esparcimiento en los grandes aglomerados con circulación del virus, que fueron anunciadas por el Gobierno nacional.

Los cuatro gobiernos  emitieron un  comunicado en forma conjunta  en donde aclararon que “en aquellas localidades con baja densidad poblacional y escasa o nula circulación viral, se permitirán las salidas de esparcimiento en las condiciones que se consensúen con las autoridades municipales”. En estos casos, las decisiones se consensuarán con los respectivos intendentes municipales de cada uno de los respectivos territorios.

Aclararon que en el marco político está decisión la tomaron “ en consulta con el Gobierno Nacional”.

Estas cuatro provincias nuclean casi el 70% de la población del país y sus dirigentes consideran que es importante mantener un alto grado de cohesión. Por eso consideraron que era importante comunicar en forma conjunta. “Hay que mostrarse unidos y firmes en cómo debe seguir la cuarentena», detallaron.

En el caso de Santa Fe, el gobernador Omar Perotti informó que las medidas de aislamiento obligatorio continuarán al menos durante siete días más en la capital provincial y en Rosario para analizar la evolución de la situación sanitaria.

Según aclararon, se seguirá analizando la evolución de la tasa de contagios y, de ser ésta favorable, se evaluarán las diferentes alternativas que podrían permitir la habilitación de algún tipo de salidas de esparcimiento con modalidades restringidas.

Esta mañana, el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, ya había advertido que en su provincia también se postergará al menos durante una semana la habilitación de la hora de esparcimiento hasta 500 metros desde el domicilio, anunciada por el presidente Alberto Fernández durante la noche del sábado.

El mandatario provincial aseguró, además, que en el transcurso de esta semana se habilitarán varias actividades, y que brindar el permiso para la salida a las calles para esparcimiento podría dificultar las tareas de control de las personas que se encuentran bajo aislamiento dentro de Misiones.

Misiones fue la primera provincia del país en moverse por vías diferentes a las recomendadas desde el Gobierno nacional, que fue asesorado por un panel de expertos de diferentes áreas.

Luego por la tarde se sumo el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, se expidió en el mismo sentido. “Hemos decidido junto a los jefes comunales de todo el territorio provincial, mantener el aislamiento social, preventivo y obligatorio tal cual viene funcionando en Mendoza hasta la fecha”, señaló a través de las redes sociales.

Suárez aclaró que el aislamiento obligatorio seguirá en “El gran Mendoza: Capital, Guaymallén, Las Heras, Godoy Cruz, Luján, Maipú y Lavalle”. “El resto de la provincia decidiremos junto a los Intendentes la manera de seguir una vez que se dé a conocer el nuevo decreto de Presidencia”, indicó el gobernador mendocino en las redes sociales.

En Tucumán el gobernador Juan Manzur también tomó la determinación de mantener el aislamiento sin flexibilización. “No están dadas las condiciones. Tucumán tiene características particulares, es la provincia más densamente poblada. Aún no podemos autorizar la gente salga a las calles”, aseguró el mandatario en una entrevista con la Gaceta.

En la misma línea se posiciona Tierra del Fuego. Esta tarde se reunirán para terminar de definir los detalles, pero ya adelantaron que no consideran que estén dadas las condiciones.

Las aclaraciones de las provincias llegan después del anuncio que el presidente Alberto Fernández hizo anoche desde la Residencia de Olivos para extender la cuarentena “administrada” hasta el próximo 10 de mayo inclusive. Además, el Presidente había confirmado que a partir del lunes se podrán realizar salidas breves de hasta una hora y en un radio de 500 metros.