Tres de cada diez testeos que se realizaron en la última semana en la Ciudad de Buenos Aires dieron positivos de coronavirus​, según precisó está mañana el ministerio de Salud de la Nación en su reporte habitual.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, destacó que en el marco del programa Detectar se realizaron entre 500 y 650 testeos por día en la Ciudad con un porcentaje apenas superior al 30%. Por lo tanto 3 de cada 10 testeos dieron positivos en la Ciudad de Buenos Aires.

Por su parte, en la Provincia de Buenos Aires se realizaron entre 650 y 950 testeos por día y la positividad fue del 10%.

Los datos de los testeos fueron revelados en medio de la fuerte polémica que se generó en los últimos días entre las dos jurisdicciones., que no dejan de generar asperezas entre el Gobierno de Horacio Rodriguez Larreta y el de Axel Kicillof.

«Solamente en la última semana en Ciudad de Buenos Aires en total se realizaron entre 500 y 650 testeos por día y el porcentaje de positividad es de poquito más del 30%. Y en la Provincia de Buenos Aires se realizaron entre 650 y 950 y el porcentaje es de poquito más del 10%», precisó Vizzotti.

A medida que aumenten los testeos sobre los casos sospechosos aumentarán los casos positivos pero bajarán los porcentajes.

Destacó la funcionaria que «en el trabajo que se está haciendo de testear de forma precoz y adaptar la definición de caso, el número de testeos va a aumentar en función de la identificación de casos sospechosos».

Se refiere Vizzotti a que en el marco del plan Detectar, y para lugares donde hay una alta circulación del virus como, por ejemplo, algunas villas y asentamientos de la Ciudad, con que una persona que sea contacto estrecho de un caso positivo tenga un síntoma es suficiente para que se le realice el test.

«Si no se identifican casos sospechosos no se va a testear pero lo importante es buscarlos casa por casa», remarcó.

La cantidad de casos positivos en las zonas de mayor circulación del virus disparó la polémica en los últimos días, con acusaciones cruzadas desde los gobiernos de la Ciudad y la provincia en relación con las medidas adoptadas para intentar controlar el avance del virus.

Acaso el momento de mayor tensión se dio con las acusaciones de algunos intendentes del conurbano bonaerense que cuestionaron al jefe de Gobierno de porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por flexibilizar la cuarentena, advirtiendo que muchos de los casos en esos distritos eran de personas que viajan a trabajar a la Ciudad.

Y, también, a las críticas del ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan y anoche se sumó el titular de la cartera de Seguridad provincial Sergio Berni quién no descarto aislar los accesos de la Capital con la Provincia y así evitar la propagación de casos.

Axel Kicillof intentó bajarle el tono a la polémica y sostuvo que «todos los días» lo quieren «hacer pelear» con Rodríguez Larreta, pero que «en lo humano» están bien y trabajan para buscar «coordinación».

Por su parte, este martes el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, enfatizó que los funcionarios de los distritos más castigados del país por el virus pudieron «encontrar nuevamente el cauce colaborativo que nunca» debieron perder.