Fue 2 a 2 en Tel Aviv con un gol de Messi de penal en el minuto 91. Buen desempeño argentino en un clásico muy hablado.

Los dos rivales se conocen. Uruguay viene trabajando hace años bajo la dirección del «Maestro» Oscar Tabárez y está en un proceso de recambio, conservando figuras emblemáticas como Godin, Suárez y Cavani mezclándolas con nuevas apariciones del fútbol uruguayo como Valverde del Real Madrid, Lozano del Santos Laguna de México y Torreira del Arsenal inglés. Argentina tiene menos tiempo de trabajo con Lionel Scaloni, pero está encontrando un equipo nuevo, más fresco, apuntalado por el indiscutido Lionel Messi y la vigencia y experiencia del Kun Agüero y Nicolás Otamendi. Días atrás había dejado una buena impresión en la victoria frente a Brasil 1 a 0 en Riad. Había que ver si sostenía esa buena actuación en la última prueba amistosa antes de que comiencen las eliminatorias para el mundial.

Argentina y Uruguay protagonizaron un empate caliente.
Uruguay se sostiene ofensivamente en la jerarquía de Suárez y Cavani

Esta vez fue Argentina la que asumió el protagonismo. Tuvo el control de la pelota la mayor cantidad de tiempo, y se jugó más en campo uruguayo. Sin embargo, quien abrió el tanteador fue el equipo charrúa a los 34´con una pelota puesta en profundidad sobre la derecha para Luis Suárez que tira un centro rasante bien conectado por Edinson Cavani anticipándose a la salida de Andrada. Uruguay no había hecho mucho pero se imponía 1 a 0 gracias a la jerarquía de sus delanteros. Argentina reaccionó y el partido se puso picante y muy friccionado. Cavani, con una sonrisa sobradora lo invitó a pelear a Messi y éste, mientras se disponía a ejecutar un tiro libre, lo miraba fijamente diciéndole «cuando quieras». La cosa siguió hasta el final del primer tiempo y, según dicen, también camino a los vestuarios. Párrafo aparte para La Pulga. Los que le pedían que demostrara algo más de carácter deben estar de parabienes. Éste Messi discute, contesta provocaciones, se enoja y le protesta al árbitro… y además juega «caliente». Sin dudas no es aquel Messi de cuando tenía 23 o 24 años, pero sigue haciendo jugadas asombrosas como una en el primer tiempo en la que avanzó entre cinco rivales, calléndose y sin perder en ningun momento el control del balón. Se lo ve comprometido, presionando rivales, buscando asociarse con sus compañeros y sacándo la cara por ellos en alguna trifulca. Además, sigue siendo el jugador más peligroso y el que provoca un tembladeral en el rival cada vez que tiene la pelota.

Argentina y Uruguay protagonizaron un empate caliente.
Cavani discute con Messi y lo invita a pelear. Estamos ante la presencia de un Leo distinto, más temperamental, que reacciona, contesta y se involucra en los entreveros

El segundo tiempo arrancó con Argentina inclinando la cancha. Sin embargo siempre aparecía un pie uruguayo para tapar el último pase o el remate final, y el equipo albiceleste tuvo que esperar hasta los 18´para lograr el empate a través de un cabezazo de Sergio Agüero anticipando a su marcador y al arquero Campaña para conectar un tiro libre ejecutado de manera magistral por Messi. Si hablábamos de la jerarquía de los delanteros uruguayos, Argentina respondía con la jerarquía de los suyos. Los minutos siguientes fueron lo mejor de Argentina ante un aturdido Uruguay. Sin embargo, cinco minutos más tarde del empate argentino, en un ataque aislado sobre la derecha de la defensa, Pezzela le comete infracción en el borde del área a Luis Suárez, quien se hace cargo de la ejecución y vence a un Andrada que parece reaccionar tarde y cuyo manotazo no hace más que meter más la pelota en el arco. Un 2 a 1 injusto, porque Argentina estaba haciendo mejor las cosas. Los últimos minutos fueron un constante e insistente ataque argentino que se pierde un par de oportunidades a través de Agüero. Y justo cuando se cumple el tiempo reglamentario y el árbitro adiciona cinco minutos más, un centro desde la izquiera quiere ser conectado con un taco por el ingresado Lautaro Martínez y pega en el brazo extendido de Martín Cáceres. Penal que el árbitro israelí cobra sin dudar y Messi ejecuta engañando a Campaña al amagar cruzar el remate al palo izquierdo del arquero cuando la pelota en realidad fue suave al palo contrario. Gol y empate final 2 a 2.

Argentina y Uruguay protagonizaron un empate caliente.
El Kun Agüero gana en lo alto y logra el primer empate para la albiceleste

Cuando terminó el partido, todos se saludaron correctamente. Las peleas quedaron dentro del campo de juego. Los insultos y miradas agresivas cambiaron por palabras amables y sonrisas. Se había terminado un nuevo clásico del Rio de la Plata y se había jugado con los dientes apretados como su historia lo indica. Así se siente el fútbol por estos lados. Así es como nos gusta.

Argentina: Andrada; Saravia, Pezzela, Otamendi y Tagliafico; De Paul (88´Guido Rodríguez), Paredes (79´Nicolás González) y Acuña (68´Nicolás Dominguez); Messi, Dybala (76´Lautaro Martínez) y Agüero. DT: Lionel Scaloni.

Uruguay: Campaña; Cáceres, Coates (17´Giovani González), Godín y Viña; Vecino, Torreira, Valverde (75´Bentancur) y Lozano (88´Brian Rodríguez); Cavani (56´Laxalt) y Suárez. DT: Oscar Tabárez