Con el gol convertido ayer frente al Alavés llegó al medio centenar en la temporada.

Para el Barcelona y para Messi era el último partido del año antes del receso por las fiestas. Ganando, el equipo culé se aseguraba terminar el año puntero. Pero para Messi siempre hay algo más, algún récord por batir o alguna marca que alcanzar. En este caso tenía que marcar un gol para llegar a los 50 en el año, cifra que consiguió o superó en ocho de las nueve temporadas anteriores. Y Messi difícilmente defraude a la gente que va al Camp Nou a verlo. Esta vez poniéndole algo de suspenso.

El partido contra el Alavés, que llegó al estadio del Barcelona compartiendo la 14va. posición en la tabla de La Liga con el Valladolid, se le presentó favorable al equipo de Valverde. A los 14´ya estaba un gol arriba con el tanto convertido por Griezmann tras una buena asistencia de Suárez. Y justo antes de que termine la primera etapa, Arturo Vidal aumentaba entrando por derecha y definiendo tras otro buen pase del uruguayo.

Buen fin de año para Messi
Griezmann levanta a Messi mientras llega Suárez. Los tres integrantes del «tridente» convirtieron frente al Alavés.

Pero a 11´de iniciado el complemento, un desborde por izquierda del Alavés es aprovechado por Pons, que en una sorpresiva y rápida llegada, logra el descuento a través de un fortísimo cabezazo. Las dudas aparecieron como varias veces en esta temporada, en la que el Barcelona dejaba crecer a sus rivales y perdía puntos que parecían en su poder por no rematar los partidos. Mucho más cuando tras un tiro de esquina un cabezazo de Duarte se fue apenas desviado ante la perpleja mirada de André ter Stegen. Pero en esos momentos es cuando aparece Messi. Ingresando por el medio, a la altura de la media luna, rodeado por cinco rivales que intentaban acorralarlo, sacó un zudazo que se metió junto al palo derecho del arquero Pacheco. Del posible empate rival a volver a sacar dos de diferencia a través de un golazo. Así es la Pulga. Seis minutos más tarde, Luis Suárez pondría el 4 a 1 final a través de la ejecución de un tiro penal.

Buen fin de año para Messi
Messi y un grito que este año repitió 50 veces.

Por novena vez en las últimas diez temporadas, Messi superó los 50 goles. Convirtió 45 en el Barcelona y 5 en la Selección Argentina. Solamente en 2013 no lo logró, quedándose en 45 (39 y 6). El año por año marca cifras extraordinarias: 2010: 60 (58 y 2); 2011: 59 (55 y 4); 2012: 91 (79 y 12); 2014: 58 (50 y 8); 2015: 52 (48 y 4); 2016: 59 (51 y 8); 2017: 54 (50 y 4); 2018: 51 (47 y 4). Una bestia del gol. De todas maneras, no es quien más goles convirtió en el año, ya que Robert Lewandowski metió 58, 52 para el Bayern Munich y 6 para la selección de Polonia, relegando al rosarino a la segunda posición. Tercero, un poco más lejos quedó Sterling del Manchester City con 45, 37 en su club y 8 en la selección inglesa.

Buen fin de año para Barcelona que terminó puntero en soledad tras el empate de hoy entre el Real Madrid y el Athletic de Bilbao en el Bernabeu. Y de Messi que logró no bajar del «piso» de los 50 goles. ¿Hasta cuándo podrá mantener este nivel? Nadie lo sabe. Mientras tanto aprovechemos y disfrutémoslo.