Los capitanes de los equipos de Primera División le manifestaron al Secretario General de Futbolistas Agremiados, Sergio Marchi, que no volverán a jugar hasta que sea completamente seguro

Avanzada la tarde del día de hoy, los capitanes de los equipos que integran la Primera División del fútbol argentino tuvieron una reunión vía Zoom con Sergio Marchi, el Secretario General de Futbolistas Argentinos Agremiados, en la que le manifestaron que no quieren presentarse a entrenar hasta que tengan garantías de que es seguro.

En dicha reunión, los capitanes quisieron dejar en claro a Marchi cuál es su posición frente a las versiones que indican que el fútbol podría volver a fines del mes de mayo, sin público, y con varios partidos transmitidos por la TV Pública, por fuera del «Pack Premium» que ahora se paga, de manera totalmente gratuita.

En los últimos días hubo muchas notas en distintos medios, en los que autoridades de distintos clubes manifestaban que con un mes de pretemporada, sus equipos estarían listos para presentarse a jugar. Inclusive preparadores físicos redujeron la cantidad de días a quince para tener a los jugadores listos.

Ahí comenzó la preocupación de los distintos planteles que alzaron su voz ante Agremiados a través de la reunión via Zoom de sus capitanes con Sergio Marchi. La posición es firme y unánime de no volver a entrenarse hasta que no estén dadas las condiciones de seguridad que reclaman respecto a posibles contagios del COVID-19.

Algunas fuentes de AFA consideran que esas «condiciones» o «garantías» estarían recién dadas cuando el gobierno levante la cuarentena completamente y, por ejemplo, se reinicien las clases. Esto llevaría a que el tiempo sin fútbol se estire, probablemente, hasta principios de agosto, lo que los clubes en general consideran una catástrofe.

Sergio Marchi
Sergio Marchi deberá trasladar la posición de los jugadores a Claudio Tapia, Presidente de AFA

El regreso del fútbol, como se ve, no implica solo el reinicio de las competecias, sino que previamente, los distintos planteles tienen que volver a entrenarse y ponerse a punto tras una larga inactividad. Eso es lo que los jugadores tienen en claro: no van a volver a «exponerse» a un contagio en un entrenamiento si no tienen las debidas garantías de que la pandemia terminó.

Por otra parte, los capitanes no se ponen de acuerdo entre sí por el tema de la anulación de los descensos. Mientras que los representantes de los equipos comprometidos sostienen que el tema del COVID-19 trastornó el normal desarrollo de la competencia y, por lo tanto, no debe haber descensos, los de los equipos más grandes, encabezados por Boca y River, no quieren tantos equipos en el torneo.

La explicación sería que a mayor cantidad de equipos, el dinero que se recibe de derechos de televisión debe repartirse entre más, por lo que cada club recibirá una suma menor y eso puede afectar sus contratos. De todas formas, no está en ellos decidir eso, sino en los dirigentes, por lo que no se entiende que este tema se haya tratado entre los jugadores.

Hay un interés común, que es cuidarse entre todos tomando una decisión en bloque respecto a las garantías que contemplen el resguardo de su salud. Y hay intereses individuales o grupales respecto del tema descensos. Los jugadores se lo manifestaron hoy a su representante gremial, Sergio Marchi, quien ya debe estar comunicándose con Claudio Tapia, presidente de AFA.

Mientras en Alemania se considera reabrir las competencias sin público en aproximadamente veinte días, mientras Italia (tremendamente golpeada por la pandemia) y Holanda estudian también la posibilidad de volver a jugar, en Argentina los jugadores aplicaron el freno de mano. Es que en el hemisferio sur se acerca el invierno, y todo parece indicar que no aún no llegó lo peor.