Defensa y Justicia venció 3 a 0 en la final a Lanús y es campeón de la Copa Sudamericana.

Defensa y Justicia, el club de Florencio Varela, se impuso 3 a 0 a Lanús en la final de la Copa Sudamericana jugada en el estadio Mario Alberto Kempes de la ciudad de Córdoba y obtuvo de manera brillante el primer título continental de su historia. También su entrenador, Hernán Crespo celebró con sus hijas su primer título como técnico.

Defensa y Justicia en su hora más gloriosa.
La emoción de Hernán Crespo en el abrazo con sus hijas

Los dos equipos argentinos llegaron a la final del segundo torneo continental en importancia con mucha autoridad. Defensa y Justicia dejando en el camino en semifinales a Coquimbo Unido luego de suspenderse el partido de ida en Chile por temas del COVID-19 y empatando luego en Paraguay para cerrarlo con 4 goles en la vuelta en Varela. Y Lanús eliminando a Vélez ganándole los dos partidos, el segundo por 3 a 0.

Pero en la final el equipo de Crespo fue ampliamente superior. Había tenido ya un par de oportunidades, cuando a los 34´Uriel Frías convirtió en gol una jugada que arrancó con un lindo taco de Francisco Pizzini que después se ensució pero terminó en la red. Debut goleador del defensor nada menos que abriendo el camino para la obtención de la victoria en la final.

Defensa y Justicia en su hora más gloriosa.
Suplentes y titulares de Defensa y Justicia se juntan en el festejo del primer gol, convertido por Frías.

El Halcón siguió siendo superior pero no lograba ampliar el resultado. Sin embargo los de Varela tienen un jugador en estado de gracia, su goleador en esta Sudamericana Braian Romero, que aprovechó un mal pase atrás del colombiano Alexis Pérez para definir con gran calidad tirándole un «sombrero» al arquero Morales en su salida y poner el marcador 2 a 0 arriba que era más justo conforme lo que se había visto en el campo de juego.

Defensa y Justicia en su hora más gloriosa.
Así, revoleando la camiseta, festejó su gol Braian Romero, el segundo de Defensa y Justicia en la final

Lanús tuvo lo suyo cuando a muy poco de cumplirse el tiempo reglamentario, cuando el lateral Brian Aguirre sacó un remante rasante cruzado que se fue muy cerca del palo derecho de Unsain y de haberse convertido en gol habría puesto al Granate en partido y generado unos infartantes minutos finales.

Pero nada de esto sucedió y fue Defensa y Justicia quien amplió el marcador en el segundo minuto adicionado a través de un histórico como el uruguayo Washington Camacho que entrando solo por derecha no tuvo problemas en definir un centro rasante de Delgado y ponerle un moño al resultado final con un 3 a 0 que dejó olor a goleada.

Defensa y Justicia en su hora más gloriosa.
El festejo del tercer gol de Defensa y Justicia, convertido por Camacho, un histórico que se despidió de la institución nada menos que con un gol.

Dos equipos que jugaron bien y entusiasmaron a la gente. Dos instituciones que se muestran ordenadas en sus economías y sostienen proyectos futbolísticos a largo plazo. Y en este sentido Defensa y Justicia es ejemplo. Sigue una línea futbolística cuando va a buscar entrenadores que después son codiciados por otros equipos. ¿Pasará lo mismo con Hernán Crespo?

Lo cierto es que el ex goleador de la Selección encontró en Defensa y Justicia un lugar casi ideal para expresar el fútbol que él pretende que sus equipos jueguen. Y si bien en Banfield su equipo jugaba bien, al no acompañar los resultados, se tuvo que ir. Ahora ganó su primer título y es nada menos que el primero internacional de la institución, con o que tiene garantizado su nombre escrito en las páginas del club.

Un nuevo campeón tiene la Copa Sudamericana y es nada menos que Defensa y Justicia, un joven equipo que escribe su propia historia grande.

Lanús: Morales; Aguirre, Burdisso, Alexis Pérez y Bernabei (81´Besozzi); De la Vega (59´ Orozco), Belmonte, Quignon (69´Facundo Martín Pérez) y Vera (69´ Belluschi: Orsini y Sand. D.T. Luis Zubeldía.

Defensa y Justicia: Unsain; Frías (75´Camacho), Martínez y Delgado; Enzo Fernández; Paredes, Isnaldo, Pizzini y Larralde (84´Benítez); Bou (61´Merentiel) y Braian Romero (76´Brítez). D.T. Hernán Crespo.