En una entrevista de más de media hora con el diario SPORT se refirió a su lesión y a su continuidad en el Barcelona entre otros temas.

No es de hablar mucho ni de dar entrevistas muy seguido. Por eso, cuando lo hace, todos prestamos atención. Después de tantos años en las primeras planas, le sigue incomodando que los focos se posen sobre él en otro lugar que no sea en un campo de fútbol. Lo suyo es jugar a la pelota, pero fue comprendiendo que el aficionado necesita escucharlo, porque el tiempo lo hizo capitán, tanto del Barcelona como de la Selección. Y la voz del capitán debe hacerse oir.

En este momento especial, donde a raíz de una lesión todavía no jugó en el comienzo de la Liga, dio una entrevista de poco más de media hora con el diario Sport. Estas fueron algunas de sus respuestas más salientes:

«Nunca me sentí favorito para ganar el próximo Balón de Oro». Está ternado junto con Cristiano Ronaldo y Van Dijk. A pesar de que los periodistas de Sport lo sindicaban como «favorito», él sabe que Van Dijk tiene más posibilidades por haber ganado la Champions con el Liverpool y se convertiría en el primer defensor en lograrlo desde Fabio Cannavaro en 2006.

«Me siento mejor de la lesión. Pensé que era sencillo, pero a los quince días me resentí. Me habían dicho que el sóleo era traicionero y así fue». Va a esperar a estar seguro para regresar, aunque reconoció tener muchas ganas de volver porque hace mucho que no juega.

«No me preocupa el inicio del equipo en la Liga, por las circunstancias de lesiones de jugadores que padecimos, pero somos concientes que tenemos que mejorar rápidamente.» Destacó que hubo lapsos en los que se jugó muy bien a pesar de las bajas importantes.

«Sigo entrenando solo. No voy a estar con Valencia y veremos con el Dortmund por la Champions, pero no pongo fecha para mi regreso.» Al parecer está aprovechando este tiempo para hacer la pretemporada que no hizo por participar de la Copa América y después tomarse vacaciones.

«No firmo ganar la Champions y dejar la Liga. Quiero ganar todo, pero obviamente la Champions hace rato que no la ganamos y sería especial». Pienso que sí, la «orejona» es una obsesión para Messi, aunque sería políticamente incorrecto declarar que se va a dejar la Liga de lado.

«El Atlético y el Madrid se reforzaron bien. En general todos lo hicieron. Nosotros tenemos muchas variantes también. Me habría gustado que volviese Neymar porque es uno de los mejores del mundo. No sé si se hizo lo mejor para ficharlo. Pero entiendo que es muy difícil negociar con el París. No puedo opinar porque no se los detalles. No hablé con él después de que se terminó la novela.» Lo cierto es que es difícil de creer que no haya hablado con el brasileño y que el chat que comparten con Luis Suárez haya permanecido en silencio todos estos días.

«Nunca exigí que lo ficharan a Neymar. Di mi opinión positiva y me hubiese gustado que volviera. Pero quedó demostrado que yo no pongo jugadores ni técnicos. Yo no mando, soy un jugador.» Messi hizo fuerza para el regreso de Neymar y quedó molesto cuando no se concretó. Su «opinión» tiene mucho peso, pero la negociación con el París fue muy complicada.

«Conozco muy poco a Griezmann, ya tendremos oportunidad de conocernos.» Lo atribuyó a que viene entrenando diferenciado del resto del equipo. Pero es sabido que hubiera preferido que se esforzaran más por Neymar en vez de traer al francés.

«Dembelé tiene grandes condiciones y este año debe hacer un cambio personal en lo profesional porque es clave para él. Cada vez que lo necesitábamos se lesionó y eso no puede ser.» Lo elogió como jugador, pero fue sincero al dar su opinión respecto a las lesiones y el profesionalismo de su compañero.

«No puedo hablar de mi contrato porque hay una cláusula de confidencialidad. Pero siempre dije que me quería quedar en Barcelona porque es mi casa. Quiero jugar siempre que vea que hay un proyecto ganador. No me importa el dinero. Para mi lo más importante es tener un equipo ganador. Mi idea es seguir acá el tiempo que me vea capacitado para rendir y mi físico me lo permita.» La pregunta se refería a que el presidente del Barcelona manifestó que Messi podía ejacutar una cláusula a fin de año para abandonar el club. Y acá Leo, a pesar de expresar su intención de seguir, dejó una puerta abierta condicionando su continuidad a que el club haga un «proyecto ganador».

«No tendría problema en ir a comer con Cristiano. No se si habrá comida o no por motivos obvios de la distancia, pero no tengo problema. No somos amigos porque no hemos compartido equipo ni vestuario. Pero en la última gala fue cuando más hablamos y está todo bien.» ¡Qué daría uno por estar sentado en esa mesa! Eso sí, en el momento de pagar, que se hagan cargo ellos.