Independiente, tras los problemas para ingresar en Brasil y en medio de un temporal, terminó empatando 2 a 2 contra Bahía en un partido que tuvo de todo.

En su tercer partido por el grupo por el Grupo B de la Copa Sudamericana, Independiente empató 2 a 2 en Brasil con Bahía, en un partido rodeado de situaciones anormales y que inclusive, estuvo a punto de suspenderse por los problemas que tuvo el equipo argentino en el aeropuerto para ingresar al país vecino, con doce integrantes de la delegación, incluido el técnico Pedro Monzón y ocho jugadores obligados a abordar un avión y regresar a la Argentina.

Lo que debería ser la simple crónica de un partido de fútbol, lamentablemente se transforma en el relato de una serie de situaciones previas increíbles en el fútbol de primer nivel mundial, con una enorme responsabilidad de la CONMEBOL en el aspecto organizativo. El hecho es que la delegación de Independiente llegó el lunes por la tarde al aeropuerto Luis Eduardo Magalhaes de la ciudad de Bahía para enfrentar al equipo local por la Copa Sudamericana, y se empezaron a suceder los contratiempos.

En primer lugar, a pesar de que toda la delegación había dado negativo en los hisopados realizados el día sábado, el Estado de Bahía tiene normas más estrictas que el resto de Brasil y requiere pasar un examen de PCR al aterrizar para ingresar. Doce integrantes de la delegación no lo superaron, porque recientemente habían dejado atrás la enfermedad y todavía tienen, según explican los entendidos, alguna carga viral incapaz de transmitirse. Esto es lo que surgió de los tests y las autoridades se mantuvieron inflexibles a la hora de permitir el ingreso.

Independiente logró un empate a pesar de todo.
Increíble. Los jugadores de Independiente durmiendo en el piso del aeropuerto de Bahía al no permitirse su ingreso a Brasil

Lo que en un principio parecía una cosa más de las que se hacen en Copa Libertadores para sacar ventaja de la localía, se puso serio y pasaban las horas y el plantel seguía en el aeropuerto. Nadie del club local o de la CONMEBOL se hizo presente y Walter Lusnig, vocal de la Comisión Directiva del Rojo y único dirigente que acompañó al plantel en el viaje, se tuvo que hacer cargo de las negociaciones. Los jugadores se fueron acostando directamente sobre el piso para descansar mientras se solucionaba todo.

Independiente logró un empate a pesar de todo.
El plantel de independiente, descansando sobre alguna colchoneta y cubriéndose con elementos que algunos fueron a buscar al hotel

Tras varias horas, la policía se hizo presente y despertó de mal modo a algunos jugadores para que se levanten «porque estaban dando una mala imagen», lo que motivó la reacción de estos y la posterior detención de Insaurralde y Alan Aguirre que permanecieron un largo rato demorados. Finalmente los que no podían ingresar fueron embarcados en un avión de regreso.

La CONMEBOL decidió suspender el partido, pero insólitamente Independiente pidió jugarlo. Ya estaban ahí y habría sido peor, según manifestaron, tener que viajar para jugar en otro momento. Entonces, afrontó el encuentro con una formación algo «emparchada» por las ausencias. Y para colmo, en medio de una intensa lluvia que terminó anegando el campo de juego hasta hacer que la pelota prácticamente se frene a los pocos metros, especialmente en el segundo tiempo.

Sin embargo, Independiente se plantó firme en su defensa y en especial, en la descomunal figura de su arquero Sosa. Cuando se terminaba el primer tiempo, el hábil Alan Velasco fue derribado dentro del área y Herrera convirtió el penal. Y a los 5 minutos del complemento, otra falta dentro del área esta vez contra Martínez, fue transformada en gol por Velasco . Increíblemente, después de todo lo sucedido, Independiente ganaba 2 a 0.

Independiente logró un empate a pesar de todo.
Sosa se agiganta y contiene el tiro penal ejecutado por Gilberto, que previamente había sido «hablado» por Velasco sin que el árbitro lo advirtiera.

A partir de ahí, la idea fue refugiarse cerca de Sosa, que se transformó en figura. No obstante Bahía llegó al empate y, a falta de 5 minutos, el árbitro chileno Tobar, de muy buena actuación, sancionó con penal una infracción de Sosa sobre Maycon Douglas. Para agigantar aún más su figura, el arquero contuvo la ejecución de Gilberto y permitió que Independiente se trajera de Brasil un empate como recompensa de todo lo sucedido. que lo mantiene en soledad en la cima del grupo B.