En una semana, Los Pumas fueron criticados, acusados, sancionados y perdonados.

La semana del Seleccionado Argentino de Rugby, Los Pumas, fue nefasta. Empezando por las críticas recibidas ante el tibio homenaje a Diego Maradona, consistente en solo llevar una cinta negra en sus mangas a modo de luto, siguiendo por la investigación sobre tuits xenófobos de hace ocho años atrás por parte de tres jugadores que fueron sancionados y luego perdonados.

Todo empezó el sábado pasado, antes de que empezara el partido frente a los All Blacks que terminaron perdiendo 38 a 0. En un hecho inédito, antes de comenzar el tradicional ritual del «haka», el capitán de los de negro, Sam Cane, se adelantó unos pasos y depositó sobre el pasto una camiseta de su seleccionado con el número 10 y el apellido Maradona a modo de homenaje.

Los Pumas no tienen paz
El gesto de los All Blacks en manos de su capitán Sam Cane

Esto puso en evidencia el pobre homenaje de Los Pumas, que solo llevaban una cinta negra en sus mangas a modo de luto. Probablemente, sin el gesto de los neozelandeses no se hubiera armado tanto escándalo y lo de nuestro seleccionado habría pasado desapercibido. Pero tras perder por goleada, arreciaron las críticas en las redes sociales y fueron aumentando en una progresión geométrica.

Los Pumas no tienen paz
El capitán Matera, sentado en el centro, fue la voz de la disculpa de Los Pumas por el pobre homenaje a Maradona.

Los jugadores ensayaron una disculpa, formados todos juntos y en la voz de su capitán Pablo Matera, reconociendo que sentían haberse «quedado cortos» con el homenaje. Pero muchos sentimos que, si bien se podría haber improvisado algún sentido agradecimiento ante el gesto All Black, los verdaderos responsables eran los dirigentes de la UAR, que permanecieron callados.

Pero en las redes sociales se comenzó a atacar al rugby como deporte en general, calificándolo de «clasista», jugado por «oligarcas», etc. Y para sostener estos dichos, se sacaron a la luz unos tuits escritos hace más de ocho años atrás por los jugadores Pablo Matera, nada menos que el capitán del equipo, Guido Petti y Santiago Socino, en los que, queriendo hacerse los graciosos, son xenófobos y discriminan por nacionalidad y situación social sin ningún tipo de filtros.

Los Pumas no tienen paz
El capitán Pablo Matera, Guido Petti y Santiago Socino, los tres jugadores sancionados por tuits xenófobos publicados ocho años atrás.

Esos dichos son indefendibles. Se puede decir que ocho años atrás se hacía humor con cosas que hoy no son graciosas sino que indignan. Pero lo escrito escrito está y los jugadores borraron esos tuits y volvieron a pedir disculpas, esta vez cada uno por su cuenta. La opinión pública los liquidó y la UAR no tuvo mejor idea que sancionarlos, quitándole la capitanía a Matera (que 15 días antes era un ejemplo de capitán en la primera victoria contra los All Blacks) y suspendiéndolos a los tres indefinidamente.

Los Pumas no tienen paz
El gesto de Pablo Matera de regalarle su camiseta a un chico de la tribuna, recorrió el mundo tras el triunfo de hace 20 días contra los All Blacks. Hoy lo atacan de todos lados.

Entonces se produjo la reacción de buena parte del mundo del rugby por considerar injusta la sanción. Varios jugadores del equipo pensaron en no presentarse en el partido del próximo sábado frente a Australia, lo que habría tenido consecuencias inimaginables. El mismo Hugo Porta los defendió y criticó a la UAR por la sanción. El jugador Matías Moroni, que quedó afuera del Tri Nations por lesión, se alineó con los sancionados declarando: «Matera es mi capitán».

Los Pumas no tienen paz
Nada menos que el gran Hugo Porta defendió a los jugadores sancionados y «liquidó a la UAR

La presión creció con mensajes de los más diversos clubes, a quienes la UAR representa, con declaraciones de ex jugadores de Los Pumas históricos y símbolo de entrega por la camiseta del seleccionado, a tal punto que se decidió retirar la sanción. Y que el hecho de haber recapacitado no oculte el desatino total de la organización que agrupa al rugby argentino.

En toda esta semana, el desempeño de los dirigentes fue patético. Empezando por no haber pensado nada para homenajear a Maradona, siguiendo por la sanción a los tres jugadores por sus antiguos tuits, dando la sensación de que se los dejaba solos y expuestos al escarnio popular. Lo cierto es que el entrenador Mario Ledesma no incluyó a los tres jugadores en cuestión ni en el banco de suplentes para el partido con Australia

Los Pumas no tienen paz
El técnico Mario Ledesma no incluyó a los tres sancionados en el partido frente a Australia pese al indulto recibido

Llama la atención la saña con la que se atacó al rugby esta semana. Se leyeron cosas tan fuertes como las que se repudiaban. Lo cierto es que el rugby hace mucho tiempo que dejó de ser un deporte elitista. Y debe seguir educando, especialmente a los jóvenes que lo practican, en la no violencia. Pero es un deporte que transmite una cantidad de valores importantes, que no pueden ser dejados de lado por las excepciones malas.

Y también llama la atención que no se juzgue con la misma vara a otros de otros ámbitos o deportes que declaran cosas iguales o peores.