Le ganó a Huracán 2 a 1 en Paraná y suma para escaparle al descenso

Mario Sciacqua es el director técnico de Patronato. En la Superliga pasada lo salvó del descenso en el último partido, en una definición infartante. De ese plantel se fueron 20 jugadores, algunos de ellos muy importantes como Carabajal, Bravo, Apaolaza, Gil y Ledesma. Hubo que salir a buscar jugadores y armar un equipo nuevo, casi de cero. Llegaron Ibáñez, Federico Mancinelli, Chicco, Chimino, Silveira entre otros y Sciacqua empezó a explicarles lo que quería: un equipo duro, que mantenga la fortaleza en el juego aéreo que tenía el de la temporada pasada, que presione alto y se haga fuerte en su cancha. Parte de eso, ya en esta tercera fecha, parece haberlo conseguido.

Enfrente estaba un Huracán que en las dos primeras fechas había mostrado muy buen juego. De no ser por Andrada, le podía haber ganado a Boca en la Bombonera y después venció claramente a Colón en el Ducó por 2 a 0. Duelo de estilos en un partido interesante para el análisis.

Apenas iniciado el primer tiempo, un gol de esos que trastocan desde casi el principio todo lo previamente planeado. Un tiro de esquina desde la izquierda es cabeceado en el primer palo por Ávalos, en un muy buen anticipo ofensivo, apenas a los 2´. Una cachetada para el Globo que, aún así, no se despertó. Pasaban los minutos y no lograba hilvanar ni una jugada. El intenso viento favorecía al local y Huracán no le encontraba la vuelta. Y Patronato pudo aumentar si Silveira, luego de eludir al arquero Silva, no desviaba por sobre el travesaño el remate final. Se fue el primer tiempo con el local en ventaja 1 a 0 y la incógnita de cómo resolvería el tema del viento, que de ahí en más lo tendría en contra.

Y se adaptó a esa circunstancia mucho mejor que Huracán. Trató de jugar bajo y rápido, y cuando tuvo que hacerlo por arriba, disputó a muerte cada «segunda pelota». Mancinelli y Escudero mostraban solidez en el fondo y el equipo no pasaba mayores apremios. Fue así que a los 59´, el uruguayo Silveira conecta, también de cabeza, en lo que es una especialidad de Patronato, un centro desde la derecha de Compagnucci, y pone un justo 2 a 0. Ahí tenía que aparecer la vergüenza deportiva de Huracán que, con la ayuda del viento metió a su rival en el área. Vojvoda movió el banco. Vieyra puso más presencia en el medio que Faravelli, y los ingresos de Briasco y Coniglio buscaron darle más peso ofensivo. Y le dio resultado, porque a los 76´Briasco descontó luego de dominar un rebote dentro del área rival. El Globo era un aluvión, pero Patronato de contra era muy peligroso, al punto que Silva tapó dos mano a mano con Silveira que podían haber cerrado el partido.

Finalmente fue 2 a 1. Está bien que Patronato abusa un poco de las faltas como recurso para cortar el juego. También que su juego es poco atractivo, al ir la pelota demasiado tiempo por el aire. Pero la realidad es que Sciacqua está armando un equipo duro, al que va a ser muy difícil ganarle en Paraná.

Patronato: Ibañez; Chimino, Federico Mancinelli, Escudero y Abero; Gabriel Compagnucci, Chicco, Lemos y Ávalos (88´Lautaro Comas); Rosales (46´Cristian Tarragona) y Silveira (79´Lucas Mancinelli). DT: Mario Sciacqua.

Huracán: Silva; Bettini, Salcedo, Bareiro, Walter Pérez; Calello, Gómez y Faravelli (61´Vieyra); Garro (70´Briasco), Mendoza (75´Coniglio) y Andrés Chávez. DT. Juan Pablo Vojvoda.