Rafa Nadal obtuvo en París-Bercy su victoria número 1000 como tenista profesional. La víctima, Feliciano López.

La carrera de Rafael Nadal, o simplemente Rafa, entrega permanentemente récords impresionantes a esta altura de su carrera, récords que impactan y que hacen historia en el tenis. Este martes se encargó de alcanzar una marca más en su fructífera trayectoria, tras derrotar a su compatriota Feliciano López por la segunda ronda del Masters 1000 de París-Bercy: llegar a los 1000 triunfos en el circuito ATP, con 34 años de edad.

Rafa comenzó a tejer este magnífico logro en el lejano 2002, cuando con solo 15 años de edad se impuso al paraguayo Ramón Delgado por un doble 6/4, en el torneo de Palma de Mallorca. Allí presentó sus credenciales y avisó lo que iba a demostrar pocos años después, cuando fue pieza clave en la final de la Copa Davis 2004 en Sevilla, ante Estados Unidos. Allí entregó el punto decisivo para España frente a Andy Roddick, el número 2 del mundo en aquel entonces. Meses después vino el primero de sus 13 títulos en Roland Garros.

Delgado fue consultado por ese cotejo contra Rafa y respondió: “era un niño, pero se lo veía distinto”. Comentó, además, que su colega Carlos Moyá, hoy entrenador de Nadal, venía hablando de él en el Tour, de su potencial tenístico y mental. Hoy, el paraguayo tiene 43 años y es capitán de Copa Davis de su país. También tiene un trabajo paralelo fuera del mundo del tenis. Está orgulloso de formar parte de este hito, por más que no le gustó perder en aquella oportunidad frente un adolescente.

Hace pocas semanas, Rafa rompió otro récord que tenía más de 30 años: cumplió 789 semanas (ahora tiene dos más) dentro del top ten, dejando en el camino al estadounidense Jimmy Connors, otro consagrado del deporte blanco. Jimbo había permanecido en el privilegiado lote por 788 semanas, desde el 23 de agosto de 1973 hasta el 25 de septiembre de 1988). El mallorquín pertenece a este círculo desde el 25 de abril del 2005, cuando estaba cerca de cumplir 19 años.