La diabetes mellitus se refiere a un grupo de enfermedades que afectan la forma en que tu organismo utiliza el azúcar en sangre (glucosa). La glucosa es vital para tu salud porque es una fuente importante de energía para las células que forman los músculos y tejidos. También es el combustible principal de tu cerebro. La causa oculta de la diabetes varía según el tipo. Sin embargo, independientemente del tipo de diabetes que tengas, puede derivar en un exceso de azúcar en sangre. Demasiada azúcar en la sangre puede generar graves problemas de salud. Las afecciones diabéticas crónicas incluyen la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. Las afecciones diabéticas potencialmente reversibles incluyen la prediabetes, cuando tus niveles de azúcar en sangre son más altos que lo normal, pero no lo suficiente como para que la enfermedad se clasifique como diabetes, y la diabetes gestacional, que se produce durante el embarazo pero puede resolverse una vez que el bebé nace.
Síntomas
Los síntomas de la diabetes pueden variar según la cantidad de azúcar en aumento. Algunas personas, en especial aquellas con prediabetes o diabetes tipo 2, pueden no experimentar síntomas al principio. En la diabetes tipo 1, los síntomas tienden a aparecer rápidamente y ser más graves.
Estos son algunos de los signos y síntomas de la diabetes tipo 1 y tipo 2:
Aumento de la sed – Ganas frecuentes de orinar – Hambre extrema. – Pérdida de peso inexplicable – Presencia de cetonas en la orina (las cetonas son un subproducto de la degradación muscular y de grasas que se produce cuando no hay insulina suficiente disponible). – Fatiga – Irritabilidad – Visión borrosa – Llagas de cicatrización lenta. – Infecciones frecuentes, como infecciones en las encías, en la piel y en la vagina.
Aunque la diabetes tipo 1 puede aparecer a cualquier edad, generalmente lo hace durante la infancia o la adolescencia. La diabetes tipo 2, el tipo de diabetes más común, puede aparecer a cualquier edad, aunque es más común en personas de más de 40 años.
Causas
Para comprender la diabetes, primero debes entender cómo se procesa normalmente la glucosa en el cuerpo.

Causas de la diabetes tipo 1
Se desconoce la causa exacta de la diabetes tipo 1. Lo que sí se sabe es que tu sistema inmunitario, que normalmente combate las bacterias o los virus dañinos, ataca y destruye las células que producen insulina en el páncreas. Esto te deja con muy poca insulina, o sin insulina. En lugar de ser transportada a tus células, el azúcar se acumula en tu torrente sanguíneo. Se cree que el tipo 1 es causado por una combinación de susceptibilidad genética y factores ambientales, aunque todavía no está claro cuáles son esos factores. No se cree que el peso sea un factor en la diabetes tipo 1.
Causas de la prediabetes y de la diabetes tipo 2
En la prediabetes —que puede provocar diabetes tipo 2— y en la diabetes tipo 2, las células se vuelven resistentes a la acción de la insulina, y el páncreas no puede producir la cantidad suficiente de insulina para superar tal resistencia. En lugar de pasar a tus células donde se necesita como fuente de energía, el azúcar se acumula en tu torrente sanguíneo. No se sabe con certeza por qué sucede esto exactamente, aunque se cree que los factores genéticos y ambientales desempeñan un papel decisivo en el desarrollo de la diabetes tipo 2. El sobrepeso está estrechamente relacionado con el desarrollo de la diabetes tipo 2, pero no todas las personas con diabetes tipo 2 tienen sobrepeso.
Causas de la diabetes gestacional
Durante el embarazo, la placenta produce hormonas para apoyar el embarazo. Estas hormonas hacen que tus células se vuelvan más resistentes a la insulina. Normalmente, tu páncreas responde produciendo una cantidad suficiente de insulina adicional para superar esta resistencia. Pero algunas veces, el páncreas no puede seguir el ritmo. Cuando esto sucede, en tus células ingresa demasiado poca glucosa y en tu sangre permanece demasiada cantidad de glucosa, lo cual da lugar a la diabetes gestacional.
Factores de riesgo
Los factores de riesgo de la diabetes dependen del tipo de diabetes.
Factores de riesgo para la diabetes tipo 1
Aunque se desconoce la causa exacta de la diabetes tipo 1, los factores que pueden indicar un mayor riesgo incluyen los siguientes:
Antecedentes familiares – Factores ambientales – La presencia de células del sistema inmunitario que causan daños (autoanticuerpos) – Ubicación geográfica (Ciertos países, como Finlandia y Suecia, presentan índices más altos de diabetes tipo 1)
Factores de riesgo para la prediabetes y la diabetes tipo 2
Los investigadores no están completamente seguros de la razón por la que algunas personas manifiestan prediabetes y diabetes tipo 2 y otras no. Sin embargo, está claro que algunos factores aumentan el riesgo, incluidos los siguientes:
Peso – Inactividad – Antecedentes familiares – La edad – Diabetes gestacional – Síndrome de ovario poliquístico – Presión arterial alta – Niveles de colesterol y triglicéridos anormales
Factores de riesgo para la diabetes gestacional
Cualquier mujer embarazada puede manifestar diabetes gestacional, pero algunas presentan mayor riesgo que otras. Los factores de riesgo para la diabetes gestacional incluyen los siguientes:
La edad – Antecedentes familiares o personales. – Peso
Complicaciones
Las complicaciones de la diabetes a largo plazo se desarrollan de manera gradual. Cuanto más tiempo hace que tienes diabetes (y cuanto menos controlado esté tu nivel de azúcar en sangre), mayor riesgo de complicaciones existe. A la larga, las complicaciones de la diabetes pueden provocar una discapacidad o incluso ser mortales. Las posibles complicaciones incluyen las siguientes:

Enfermedad cardiovascular – Daño a los nervios (neuropatía) – Daño renal (nefropatía) – Daño ocular (retinopatía) – Daños en los pies – Enfermedades de la piel – Deterioro auditivo – Enfermedad de Alzheimer – Depresión

Complicaciones de la diabetes gestacional
La mayoría de las mujeres con diabetes gestacional dan a luz bebés sanos. No obstante, los niveles de azúcar en sangre no controlados o no tratados pueden provocarles problemas a ti y a tu bebé.
A causa de la diabetes gestacional, pueden aparecer complicaciones en tu bebé, como las siguientes

Complicaciones de la prediabetes : La prediabetes puede transformarse en diabetes tipo 2.
Prevención
La diabetes tipo 1 no puede prevenirse. Sin embargo, las mismas opciones de estilo de vida saludable que ayudan a controlar la prediabetes, la diabetes tipo 2 y la diabetes gestacional también pueden ayudar a prevenirla:
Come alimentos saludables – Realiza más actividad física – Elimina los kilos que tienes de más
Sin embargo, no intentes bajar de peso durante el embarazo. Habla con el médico sobre la cantidad de peso saludable que debes subir durante el embarazo. Algunas veces, los medicamentos también son una opción. Los medicamentos para la diabetes de administración oral, pueden reducir el riesgo de diabetes tipo 2, pero las opciones de un estilo de vida saludable siguen siendo fundamentales. Controla tu nivel de azúcar en sangre al menos una vez al año para verificar que no presentes diabetes tipo 2.
Diagnóstico
Los síntomas de la diabetes tipo 1 suelen aparecer de manera repentina y suelen ser el motivo por el cual controlar los niveles de azúcar en sangre. Debido a que los síntomas de otros tipos de diabetes y prediabetes aparecen más gradualmente o pueden no ser evidentes se recomienda que las siguientes personas se realicen un análisis para detección de la diabetes:
Cualquier persona con un índice de masa corporal más alto de 25 (23 para los asiáticos americanos), independientemente de la edad, toda persona mayor de 45 años, toda mujer que haya padecido diabetes gestacional, toda persona a quien le hayan diagnosticado prediabetes
Pruebas para la diabetes tipo 1, la diabetes tipo 2 y la prediabetes
Prueba de hemoglobina glucosilada (A1C) – Prueba aleatoria de azúcar en la sangre – Prueba de azúcar en sangre en ayunas – Prueba oral de tolerancia a la glucosa –
Pruebas para la diabetes gestacional

Tu médico probablemente evalúe tus factores de riesgo de diabetes gestacional en la primera etapa del embarazo:
Si presentas riesgo de padecer diabetes gestacional, Si estás en riesgo promedio de padecer diabetes gestacional
Tu médico puede indicar los siguientes exámenes para la detección:
Prueba de sobrecarga de glucosa inicial – Prueba de tolerancia a la glucosa de seguimiento
Tratamientos para todos los tipos de diabetes
Una parte importante de controlar la diabetes, al igual que tu salud en general, es mantener un peso saludable a través de una dieta sana y un plan de ejercicios:

Tratamientos para la diabetes tipo 1 y tipo 2
El tratamiento para la diabetes tipo 1 implica la colocación de inyecciones de insulina o el uso de una bomba de insulina, controles frecuentes del nivel de azúcar en sangre, y el cálculo de hidratos de carbono. El tratamiento de la diabetes tipo 2 implica, principalmente, cambios en el estilo de vida y el control del nivel de azúcar en sangre junto con medicamentos para la diabetes, insulina o ambos.
Control del nivel de azúcar en sangre. Según tu plan de tratamiento, puedes controlar y registrar tu nivel de azúcar en sangre hasta cuatro veces al día o con más frecuencia si tomas insulina. Un control atento es la única manera de asegurarte de que tu nivel de azúcar en sangre se mantenga dentro del rango objetivo. Aquellas personas que tienen diabetes tipo 2 y no se colocan insulina suelen controlarse el nivel de azúcar en sangre con mucha menos frecuencia.
Insulina. Las personas con diabetes tipo 1 necesitan recibir tratamiento de insulina para vivir. Muchas personas con diabetes tipo 2 o diabetes gestacional también necesitan tratamiento de insulina. La insulina no puede administrarse por vía oral para bajar el nivel de azúcar en sangre porque las enzimas digestivas interfieren en la acción de la insulina. La insulina se suele inyectar con jeringa y una aguja fina o con una pluma de insulina, un dispositivo que parece una larga pluma de tinta.
Medicamentos orales u otros. Algunas veces, también se recetan medicamentos de administración oral o inyectables. Algunos medicamentos para la diabetes estimulan el páncreas para que produzca y libere más insulina. Otros inhiben la producción y liberación de glucosa del hígado, lo cual significa que necesitarás menos insulina para transportar el azúcar a las células.
Trasplante. En el caso de algunas personas con diabetes tipo 1, un trasplante de páncreas puede ser una opción. También se están estudiando los trasplantes de islotes. Con un trasplante de páncreas exitoso, ya no necesitarías más un tratamiento de insulina.
Cirugía bariátrica. Aunque no se considera específicamente un tratamiento para la diabetes tipo 2, las personas con diabetes tipo 2 que también son obesas y tienen un índice de masa corporal mayor que 35 pueden resultar beneficiadas con este tipo de cirugía. Las personas que se han sometido a una cirugía de bypass gástrico han visto importantes mejoras en sus niveles de azúcar en sangre. No obstante, se desconocen todavía los beneficios y los riesgos a largo plazo de este procedimiento para la diabetes tipo 2.
Tratamiento para la diabetes gestacional
El control de tu nivel de azúcar en sangre es fundamental para mantener la salud del bebé y evitar complicaciones durante el parto. Además de mantener una alimentación saludable y hacer ejercicios, tu plan de tratamiento puede incluir el control del nivel de azúcar en sangre y, en algunos casos, el uso de insulina o medicamentos de administración oral.
Tratamiento para la prediabetes
Si tienes prediabetes, optar por estilos de vida saludables puede ayudar a que tu nivel de azúcar en sangre vuelva a los valores normales o, por lo menos, evitar que suba a los valores que se observan en la diabetes tipo 2. Mantener un peso saludable haciendo ejercicios y llevando una alimentación saludable puede ayudar. Hacer por lo menos 150 minutos de ejercicio por semana y bajar aproximadamente un 7 % de tu peso corporal pueden prevenir o demorar la diabetes tipo 2. Algunos medicamentos, como la metformina también son una opción si presentas un alto riesgo de padecer diabetes, en otros casos, se necesitan medicamentos para controlar el colesterol
Signos de complicaciones en cualquier tipo de diabetes
Debido a que existen tantos factores que pueden afectar tu nivel de azúcar en sangre, algunas veces pueden surgir problemas que requieren atención inmediata, como los siguientes:
Nivel alto de azúcar en sangre (hiperglucemia) – Aumento de cetonas en tu orina (cetoacidosis diabética) – Síndrome hiperosmolar hiperglicémico no cetósico – Bajo nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia)
Tu estilo de vida

La diabetes es una enfermedad grave. Seguir tu plan de tratamiento de la diabetes requiere compromiso permanente. El control cuidadoso de la diabetes puede reducir tu riesgo de complicaciones graves e incluso mortales.
Comprométete a controlar tu diabetes – Elige alimentos sanos y mantén un peso saludable – Incorpora la actividad física a tu rutina diaria
Estilo de vida para las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2
Asimismo, si tienes diabetes tipo 1 o tipo 2:
Identifícate – Programa un examen físico anual y exámenes de la vista periódicos – Mantén tus vacunas al día – Presta atención a tus pies – Mantén controlados la presión arterial y el colesterol – Cuida tus dientes – Si fumas o usas otros tipos de tabaco, pídele al médico que te ayude a dejar este hábito – Si bebes alcohol, hazlo de manera responsable – Tómate el estrés en serio
Consultar con un médico

Es probable que comiences viendo a tu médico de cabecera si tienes síntomas de diabetes. Si los niveles de azúcar en sangre son sumamente altos, es probable que te envíen a la sala de emergencias. Si los niveles de azúcar en sangre no son lo suficientemente altos como para que estés en riesgo inmediato, es posible que te deriven a un médico especialista en diabetes, entre otros trastornos (endocrinólogo).