Nadal retomará el liderazgo del ranking el 4 de noviembre, salvo un rotundo cambio de calendario por parte del serbio.

Stefanos Tsitsipas dio la gran nota del día al derrotar a Novak Djokovic por 3/6 7/5 y 6/3, y avanzar a las semifinales del Rolex Shanghai Masters. Este resultado trajo como consecuencia el desalojo del serbio de la cima del ranking mundial a partir del próximo 4 de noviembre, salvo que cancele exhibiciones pactadas y a través de algún wild card dispute (y gane) alguno de los torneos previos a París Bercy, última escala de los torneos Masters 1000 de la temporada. El español Rafael Nadal será el que se adueñe otra vez del primer lugar del escalafón mundial en esa fecha. Por su parte, el griego se clasificó al Nitto ATP Finals, a desarrollarse en la segunda semana de noviembre, en Londres. El rival de Tsitsipas será Daniil Medvedev, vencedor del italiano Fabio Fognini por 6/4 y 7/6(4). El ruso prevalece con amplitud en el head to head ante el helénico por 4 a 0, donde hay una rivalidad manifiesta, con cruces de palabras e insultos entre ellos.

El alemán Alexander Zverev dio otra de las sorpresas del día, al imponerse a Roger Federer por 6/3 6/7(7) y 6/3, en un cotejo que era muy favorable al teutón, tanto en el marcador como en el trámite, pero el suizo se las ingenió para forzar un tercer set, tras salvar cuatro pelotas de match en la segunda manga. Sin embargo, no se amilanó el joven nacido en Hamburgo pues tras quebrar el servicio del helvético en el segundo game, mantuvo la ventaja durante el parcial definitivo para pasar a la llave semifinal. Su rival será el sorprendente Matteo Berrettini, que brindó el tercer score asombroso de la jornada de los cuartos de final, al deshacerse de Dominic Thiem por 7/6(8) y 6/4. El italiano disfruta de su mejor temporada como profesional, obtuvo dos trofeos ATP y arribó a las semifinales del US Open (p. con Nadal), pero el austríaco venía de ganar el certamen de Beijing jugando a gran nivel, de ahí el asombro. Será el tercer encuentro entre ambos semifinalistas, el que triunfe el sábado dominará el historial entre ellos.

Como dato histórico, es la primera vez que los cuatro mejores de un Masters 1000 son tenistas nacidos entre 1990 y 1999, todo un hito para un década que se va. No hubo caso con los Grand Slams, dominados en su totalidad por jugadores que nacieron en los 80′.