El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que «el préstamo del FMI fue para apoyar la campaña» del ex presidente Mauricio Macri y advirtió que el organismo multilateral es «responsable de lo que pasó en la Argentina».

En medio de la negociación que deberá emprender en dos semanas con el Fondo Monetario Internacional, el titular de la cartera económica, Martín Guzmán, dijo que «el préstamo del FMI fue para apoyar la campaña» de Macri y consideró que fue un acuerdo «político».

Así lo afirmó en una entrevista en A24 en el programa de Luis Novaresio, en el día posterior al que el presidente Alberto Fernández anunciara la presentación de una querella criminal contra los ex funcionarios macristas por el crédito stand by de 57 mil millones de dólares, de los que sólo se desembolsaron unos 44 mil millones y gran parte de ellos fue utilizado para fuga de divisas, según la denuncia del Gobierno.

«Hubo responsabilidad compartida. El FMI le prestó a un gobierno de una forma que muchos consideramos que fue un préstamo político, fue para apoyar la campaña del Presidente anterior, a costa del sufrimiento del pueblo argentino», remarcó en declaraciones al canal de noticias A24.

En ese sentido, agregó: «Si porque estamos negociando, no nos vamos a decir en la cara las cosas como son. Eso fue un error de responsabilidad compartida. También hay respeto y trabajamos de una forma constructiva con todo el staff del FMI».

Sostuvo después que «es tan grande el préstamo del FMI que se hace difícil su sostenibilidad en un período corto. Estamos trabajando en condiciones para que la tasa de interés sea lo mejor posible y es algo que planteé en el G-20 que es la reducción de los sobrecostos en la tasa de interés del FMI».

Sobre las variaciones del dólar, el jefe de Hacienda dijo que el Gobierno tiene «el control de la situación cambiaria» y desechó la posibilidad de una devaluación, a la vez que pronosticó un tipo de cambio de 102,5 pesos para fin de año.

En cuanto al proceso inflacionario, puntualizó que este fenómeno es «multicausal» y remarcó que «no sólo se arregla frenando la emisión monetaria sino también con el aumento de las exportaciones, solucionando el problema del déficit fiscal y con cuestiones de comportamiento».

«Pronosticar es complejo, en el gobierno anterior se subestimó la inflación», sostuvo el funcionario y reconoció que «en una economía que tiene problemas para la coordinación, el Estado tiene un rol fundamental».

Sobre las tarifas, el ministro dijo que el objetivo es aplicar «aumentos equilibrados» y añadió que «hay que ir resolviendo la cuestión para impedir que esto desemboque en otro problema».