Al vencer 2 a 0 a Almagro en Mendoza pasó a semifinales de la Copa Argentina.

Hay veces que los equipos, sea el deporte que sea, entran en “estado de gracia”. Que las decisiones que toman los técnicos resultan todas acertadas, sus jugadores cumplen con lo que se espera de ellos y sus hinchas celebran y festejan. Así parece estar hoy River. Gallardo decidió enfrentar a Almagro, por los cuartos de final de la Copa Argentina con lo mejor que tiene. Esto implicaba un riesgo, ya que cualquier lesión podía dejar fuera de la revancha con Boca por Copa Libertadores a un jugador importante. Nada de eso sucedió. River tuvo destellos de su juego habitual y el técnico le dio rodaje y ritmo futbolístico al equipo que probablemente ponga en cancha en la Bombonera.

Ya a los 7 minutos se puso en ventaja con un tanto de Rafael Santos Borré. Otra buena para River. Que el colombiano no para de convertir después de una sequía que se volvía preocupante. River siguió siendo superior, y más aún luego de que a pocos segundos de iniciado el segundo tiempo el árbitro Ariel Penel expulsó a Nicolás Arrechea de Almagro por último recurso. Así no resultó extraño que a los 12´Ignacio Scocco pusiera el 2 a 0. El delantero se está poniendo a punto de la mejor manera, con movilidad, mucha dinámica, su característica inteligencia y, con el gol como la cereza del postre. Buenas noticias para Gallardo.

Borré abrió la cuenta frente a Almagro y sigue en racha goleadora.

Con el resultado y el desarrollo a favor, el técnico hizo ingresar a Juanfer Quintero a falta de media hora para el final. El colombiano volvió a pisar un campo de juego después de 208 días. Y lo hizo con mucha movilidad y esa inteligencia que le reconocimos y se extrañaba. En un andamiaje millonario donde cada engranaje hace su parte a la perfección, Quintero aporta esa cuota de desfachatez y habilidad que hace levantar a la tribuna. Sin contar su formidable pegada. Dos tiros libres, uno de los cuales pareció que el arquero sacó de adentro del arco. Y antes también Limousin le había sacado al corner un muy buen remate. Juanfer hace mejor a River, y Gallardo lo recupera para el partido con Boca, lo que no es poco.

Quintero ingresó en los últimos 30 minutos y mostró su calidad y buena pegada.

Imaginen la fiesta en las tribunas. La gente celebraba cada vez que Quintero tocaba la pelota. Para colmo, Gallardo hizo ingresar a Pratto y a Ponzio, dos de los héroes de la final del año pasado en Madrid. Una alegría tras otra. Esto es River hoy. Clasificado para las semifinales de la Copa Argentina, donde espera al ganador de Colón vs. Estudiantes de Buenos Aires, y con la primera semifinal de América adentro por dos goles de ventaja. Un equipo al que todo le salen bien.