Beyoncé, madre de tres hijos, contó en una entrevista para la revista Elle que tuvo varias pérdidas de embarazos y que de esa experiencia aprendió a quererse más.

“Tener abortos involuntarios me enseñó que tenía que ser mi propia madre antes de poder ser madre de otra persona. Luego tuve a Blue, y la búsqueda de mi propósito se hizo mucho más profunda. He muerto y he renacido en mi relación conmigo misma y esa búsqueda de mi verdadero yo se hizo aún más fuerte” Dijo la cantante y agregó «Es liberador saber que la verdadera belleza es algo que no se puede ver. Deseo que más gente se concentre en descubrir la belleza en ella misma en vez de criticar. Si alguien me hubiera dicho hace 15 años que mi cuerpo pasaría por tantos cambios y fluctuaciones, y que me sentiría más mujer y más segura con mis curvas, no le habría creído»