Agustín Alezzo, uno de los últimos «grandes» del teatro argentino, falleció hoy.

Con la partida del reconocido director Agustín Alezzo, nuestro país se quedó sin uno de los grandes emblemas del teatro argentino, pionero de la actividad independiente y maestro de actores desde su escuela El Duende, fundada en 1966.

Agustín Alezzo

A los 84 años, Agustín Alezzo se encontraba internado en la clínica La Trinidad, afectado por una infección urinaria. Por protocolo, le realizaron el test de coronavirus, que dio positivo. «El artista está estable y no tiene necesidad de ser asistido por un respirador artificial», comunicaron a la prensa en ese momento.

Desde el entorno del director teatral aseguraron que había altas probabilidades de que al actor “le hayan bajado las defensas” producto del delicado momento emocional que estaba atravesando: su histórica escuela de teatro peligraba su continuidad por la crisis económica, y ahora se había sumado la pandemia.

Para empujar más su recuperación en lo anímico, el Instituto Nacional de Teatro (INT) le otorgó al director hace una semana un premio especial a la trayectoria de $400.000, lo que le permitiría salvar su academia, que estaba en graves problemas económicos por el confinamiento.

Hace 4 días, desde la cuenta de Instagram de la Escuela Alezzo se publicó un comunicado. «Queremos hacerles saber que Agustín permanece internado. Su estado de salud continúa mejorando día a día. Habiendo dado negativos en el último hisopado y con el cuadro inflamatorio pulmonar absolutamente controlado, se encamina hacia una buena y pronta recuperación», se lee en el posteo.

View this post on Instagram

#agustinalezzo

A post shared by Agustín Alezzo (@escuelaalezzo) on

Sin embargo, hace algunas horas, la peor noticia fue dada a conocer por la cuenta de Twitter de Multiteatro, manejada por el empresario teatral Carlos Rottemberg. «Súbitamente, la peor noticia. Murió Agustín Alezzo«, reza el tweet.

Actrices y actores despidieron al gran director desde sus redes sociales, con sentidos comunicados.