No se arrepiente de los Abusos y dijo: «Nadie hizo tanto por las mujeres en el cine como yo»

El productor cinematográfico fue absuelto de los cargos más graves de depredación sexual y de violación en primer grado.

En un juicio que detonó el movimiento #MeToo. Los miembros del jurado en el mediático e histórico juicio contra el caído rey de Hollywood Harvey Weinstein llegaron a un veredicto en el caso este lunes, tras cinco días de deliberaciones. 

Weinstein fue condenado por abuso sexual en primer grado, en base al testimonio de la ex asistente de producción de Project Runway Miriam Haley, y violación en tercer grado, en base al testimonio de la aspirante a actriz Jessica Mann. Fue hallado culpable de dos de los cinco cargos y evitó la cadena perpetua. Quedó detenido y la sentencia se conocerá el 11 de marzo. Se enfrenta una pena máxima de 25 años de cárcel.

Harvey Weinstein, el famoso productor de Hollywood culpable de abuso sexual y violación

Weintein fue exculpado de los dos cargos más graves de agresión sexual depredadora y también de violación en primer grado en relación con Mann. El panel conformado por siete hombres y cinco mujeres envió una nota a las 11:27 a.m. diciéndole al juez de la Corte Suprema de Manhattan, James Burke, que habían llegado a un veredicto. «Nosotros el jurado hemos llegado a un veredicto”, decía la nota.

Los cargos contra uno de los hombres más poderosos del cine provienen de los desgarradores testimonios de Miriam Haleyi, quien dijo que la forzó a tener sexo oral en julio de 2006 en su departamento de Soho, la estilista Jessica Mann, quien afirmó que Weinstein la violó en marzo en el hotel DoubleTree de New York, y la actriz de Annabella Sciorra, quien acusó a Weinstein de violarla en 1993-1994 en su apartamento de Gramercy Park.

Harvey Weinstein, el famoso productor de Hollywood culpable de abuso sexual y violación
La actriz Annabella Sciorra denunció a Harvey Weinstein por violación (REUTERS)

Este veredicto se considera de suma importancia en la historia judicial de Estados Unidos y, particularmente, en la forma en que se persiguen y castigan los delitos sexuales en contra de mujeres y cometidos por hombres con poder. Al respecto, Michelle Simpson Tuegel, abogado de las víctimas, declaró: «No importa cuán poderosa sea una persona, no importa cuánto barro o suciedad pueda arrojarse a quienes tienen el coraje de denunciar, estamos en una nueva época