Sorprendió a todos el batacazo de Nicolás Occhiato el viernes en la segunda semifinal del «Súper Bailando 2019«. Con poco más del 53 por ciento de los votos eliminó de la final a Karina, La Princesita; una candidata a ganar el título.

En Twitter y una vez finalizado el programa, la cantante descargó su bronca y reveló que habló con El Chato Prada porque no entraban los mensajes de texto a su favor. Un clásico que pasa desde el año 2006 en que Marcelo Tinelli inauguró «Bailando por un sueño».

«Seguramente perdíamos igual aunque entren los votos, pero te queda un sabor amargo«; agregó Karina demostrando que es una buena perdedora pero que de cualquier manera se indignó por la saturación de votos y las lineas telefónicas.