«A los tres años a Dieguito Fernando le diagnosticaron autismo. Me dijeron que viaje a Estados Unidos, saqué turno; lo llevé al año siguiente y le hicieron estudios intensos. Gracias a Dios mejoró un montón«, comenzó diciendo Verónica Ojeda entrevistada por Susana Giménez en Telefé.

«Le conté a su padre Diego Maradona de todo lo que le estaba pasando a Dieguito. Él pagaba pero todo no es eso. Le hicieron una audiometría y le salió que de un oído no escucha nada. Tenía un bloqueo emocional grande«, agregó Ojeda.

En referencia a la relación padre e hijo en México, Verónica enfatizó: «Diego tiene carácter al igual que su hijo. No estoy acostumbrada a vivir con mucha gente y él si. El día de la padre tuvimos una fuerte discusión«.