Sigue con éxito Mi madre, mi novia y yo

Mi madre, mi novia y yo” se presenta en la Sala Pablo Picasso del Paseo la Plaza con Sebastián Presta, Graciela Tenenbaum y Victoria Almeida de protagonistas. La trama gira en torno a Fernando, un hombre de 43 años que decide pasar nochebuena con su madre y su nueva novia. Allí se desencadenan un sinfín de situaciones graciosas que el público agradece en todo momento con las carcajadas que resuenan en el teatro, y la ovación del final.

Dirigida por Diego Reinhold y escrita por Mechi Bove, el espectáculo refleja situaciones de la vida cotidiana, en donde los espectadores se identifican en varios pasajes de la historia. “Mi madre, mi novia y yo” tiene verdad, espontaneidad, y un sello argentino muy característico. Con una puesta alegre, colorida, dinámica y por momentos arriesgada, la comedia no tiene fisuras. El sello Reinhold aparece en la segunda mitad de la historia.

Con el pasar de los minutos, las sorpresas y confesiones de apoderan de la escena principal. Las tres actuaciones son impecables. Cada uno brilla interpretando su texto, donde cada intervención es gol. Durante la hora y pico de función se pasa por todos los estadíos: desde la risa absoluta en la mayor parte del tiempo, a la reflexión por momentos, pasando por la emoción, la incomodidad y hasta la locura.

No paré de reírme“, “Me hizo acordar a Elena“, o “Volvamos y traigamos a los chicos“, son algunas de las cosas que se escuchan a la salida de la obra, donde el público hace una suerte de devolución con el acompañante que asistió al lugar mientras suben la escalera después de una función a sala llena.

Mi madre, mi novia y yo

¿Pueden el amor de madre y el amor de pareja coexistir? es la pregunta principal del show. Para conocer la respuesta, deberán asistir al teatro, porque además de pasar un rato a pura risa, se van a ir con una enseñanza.