El nuevo escándalo de Susana Giménez está interpretada, nada más ni nada menos, por su perra.

En medio de la cuarentena obligatoria, Susana Giménez decidió comprar una cachorra a la que llamó Rita. Evidentemente, no tuvieron buenos días juntas, y la diva de los teléfonos decidió devolverla. El argumento tuvo que ver con que, según ella, la mascota la mordía mucho.

«No saben el trabajo que me está dando, tiene los dientes como alfileres, muerde todo lo que encuentra y se tira en la cama todo el tiempo«, le había confesado Susana a Santiago del Moro en su primera emisión de «Juntos podemos lograrlo».

Sin embargo, esta decisión no es para siempre: Giménez aclaró que, en aproximadamente un mes, intentará darle una segunda oportunidad. «Tengo una perrita nueva que, desgraciadamente hoy, volvió al criadero. Sabés que me mordía tanto, tanto, tanto que estoy desecha. Los brazos no los puedo mostrar, tengo las piernas ensangrentadas«, manifestaba la conductora que, días atrás, explicó que en estos días de pandemia aprendió a cocinar y a pasar mucho tiempo sola.

Susana Giménez