En un live con El Puma Rodríguez, Susana Giménez contó que se comunican seguido y que la nota triste por no poder hacer su programa y por el reciente fallecimiento de su hermana, Goldie

Susana Giménez desde Punta del Este, ciudad en la que pasa su cuarentena desde mayo, habló con su amigo El Puma Rodriguez. Su hermano, Patricio, la filma todo el tiempo, y eso va a parar derecho a Instagram, su red social predilecta.

Habló de diferentes temas con José Luís Rodríguez de espiritualidad y de cómo atraviesan los tiempos de pandemia. Además, la conductora se refirió al estado anímico de su amiga, Mirtha Legrand, y recordó a Beatriz Salomón. Si bien la tecnología no es su mejor arma, a Susana se la vio espléndida.

«¿Cómo está Mirtha? ¿Bien?», quiso saber el venezolano después de recordar que de joven miraba las películas protagonizadas por Mirtha. «Divina, está muy bien, mejorado», le contó Susana. «Está un poco triste, porque este ha sido un año feo para ella, con la muerte de sus hermanos, pero de a poquito está saliendo. Nos hablamos por chats, pero estaba muy, muy triste. Sobre todo porque no puede trabajar; ella nació para eso y ahora no puede», respondió Susana.

Mirtha y Susana

El Puma le contó de sus ganas de poder tener una charla con ella, hacer un vivo, pero Susana le advirtió: “El tema es que ella es muy coqueta. Yo soy más bestia, no tengo problema. Me pongo los anteojos y ya salí”, dijo y puntualizó: “Ella, si no tiene peinador o maquillador, no te sale. El otro día estábamos hablando y me dijo ‘te dejo porque llegó mi peinadora’. ¡Me encantó! Y yo le dije ‘Te amo, sos lo más’. Es divina”.

Susana también habló de su situación sentimental. “Amé mucho, viví una vida maravillosa, pero me tocó esta parte de estar sola y la verdad es que me gusta mucho. No peleo con nadie, hago lo que quiero, apago el televisor a las 5 de la mañana, nadie me dice nada, estoy bien”, explicó y continuó: “Ya no me acuerdo cuando tuve mi último novio, pero ya hace un buen tiempo. Mejor sola que mal acompañada”.

Asimismo, recordó su romance con Mario, el padre de su hija, Mecha Sarrabayrouse“El día que me separé del papá de Mercedes, sabía que no iba a ser fácil. En esa época nadie se separaba, incluso nunca había trabajado, era muy chica. Hoy, estoy convencida de que ser independiente marcó mi destino para siempre. Pero no fue fácil, la independencia te la da lo económico, y a muchas chicas les falta eso y bueno, no se separan”.

Una vez separada, salió a buscar trabajo. “Me postulé como azafata en varias líneas aéreas y también dejé mi foto para trabajar como modelo en agencias de publicidad. Me acuerdo que el mismo día que me llamaron para una vacante en Aerolíneas Argentinas, me llamaron para un casting. Una oferta de sueldo seguro contra otra que era más arriesgada, pero que siempre me divirtió el modelaje”, recordó sobre sus comienzos.