El 4 de agosto del 2001 Soledad Silveyra se puso al mando de la conducción de «Gran Hermano 2«. Tras el fenómeno social que había sido la primera edición, con el triunfo de Marcelo Corazza; ahora la expectativa por conocer a los nuevos «valientes» era enorme. Finalmente fue el GH donde más concursantes terminaron trabajando en los medios.

Silvina Luna, la subcampeona del ciclo fue uno de los personajes más divertidos de la edición. Allí nació el amor entre Gustavo Conti y Ximena Capristo que actualmente son padres de Félix. Pablo Heredia también fue de la partida quién hoy se consagró como actor. También Alejandra Martínez que se encuentra conduciendo en un conocido canal de deportes. Su ganador resultó Roberto Parra, un joven de 30 años que cautivó a todos con su personalidad tranquila y bondadosa.

Hoy, a 18 años de aquel triunfo, «El Negro» como le decían dentro de la convivencia; se sentó en el estudio de NOTIREY en Radio en Casa y recordó aquellos 120 días de aislamiento. «Yo entré porque mi padre no tenía trabajo y una situación personal mía que nunca conté. Fue una experiencia increíble. Temí irme en la primera, me fui aclimatando al lugar pero costó. Era encierro de verdad, teníamos 40 minutos de agua caliente, no teníamos gimnasio ni lavarropas. Hoy los chicos sí tienen lujos en GH».