La victoria de Francia 23 a 21 sobre Tonga dejó a Los Pumas fuera de la Copa del Mundo.

¿Fracaso? Sí. No hay que tenerle miedo a la palabra. El seleccionado argentino de rugby, Los Pumas, tenía como objetivo clasificar en su grupo para los cuartos de final de la Copa del Mundo, y no lo consiguió. Lo intentó y fracasó. Por primera vez desde el mundial 2003 que no se alcanza esa instancia. Y no hay que olvidarse que en el mundial pasado (2015) Argentina terminó cuarta.

Había muchas expectativas. Un equipo con muy buenos jugadores que habían tenido una preparación sin antecedentes en nuestro rugby. Por más que nuestro lugar en el ranking mundial había caído como consecuencia de una cadena de derrotas en partidos internacionales y, al momento del sorteo, ese puesto nos había mandado a un grupo difícil con dos potencias como Inglaterra y Francia, había confianza. Especialmente de vencer en el primer partido a los franceces, que en los últimos años no estaban en un nivel superlativo. Y cuando hay muchas expectativas que no se cumplen, las situaciones son mucho más dolorosas.

Los Pumas son la imagen de la triteza.

Los Pumas quedaron eliminados porque no jugaron bien. O solamente lo hicieron de a ratos. Regalaron el primer tiempo contra Francia y la reacción del segundo no alcanzó. Fueron avasallantes al comienzo del partido con Tonga y después se quedaron posibilitando cierta reacción del rival. Contra Inglaterra es difícil de analizar porque entiendo que la expulsión de Lavanini a los 15 minutos de iniciado el partido condicionó su desarrollo y resultado. Los mejores pasajes de su juego estuvieron en manos de sus forwards. Pocas veces se abrió la pelota y se lanzó a correr a los backs que, encima, se mostraron por algunos lapsos muy flojos al momento de tacklear. Y acá quiero hacer un alto. Durante todo el año, la amplia mayoría de este plantel jugó con Jaguares en el Super Rugby un tipo de rugby dinámico, abriendo la pelota, haciendo jugar a los backs y apoyando tries de todo tipo. Tal es así que fueron la sensación del torneo y, para sorpresa de muchos, llegaron a la final. En Los Pumas, en cambio, juegan un rugby táctico, de forwards y patadas al touch. Entiendo que no es lo mismo una competencia como el Super Rugby, donde se intenta el juego dinámico y se prioriza el espectáculo, que un test match o una Copa del Mundo donde hay un país detrás y lo más importante es el resultado. Pero jugar todo el año de una manera para después cambiar tan drásticamente cuando el equipo pasa a llamarse de otra forma no se entiende.

Matías Moroni es consolado por Urdapilleta. Los dos se formaron en C.U.B.A.. Se acerca Nicolás Sánchez, que no fue parte de los 23 elegidos para estar frente a Inglaterra.

Ahora muchos cargan contra el DT. Mario Ledesma. Incluso leí publicaciones, especialmente de Tucumán, que lo culpan de discriminar a los jugadores del interior por haber dejado a Sánchez afuera de los 23 que enfrentaron a Inglaterra. ¡Pavadas! Me parece absurdo que se quiera reabrir esa grieta cuando a esta Copa del Mundo fueron por primera vez más jugadores del Interior que de la URBA. Son divisiones arcaicas que solo entran en la cabeza de algunos trasnochados y que hace rato no existen más. Seguro que Ledesma tiene responsabilidades. Puede ser planteos equivocados, alguna decisión errónea o no llegarles a los jugadores como todos creíamos que les llegaba. Puede ser, pero con el diario del lunes todo análisis es más sencillo. Lo cierto es que Ledesma es un buen técnico que seguramente aprenderá de sus errores. Es típico de nuestra forma de ser pedir que ruede alguna cabeza. Incluso algunos hablan de su reemplazante natural, el entrenador de Jaguares Gonzalo Quesada. No me parece que haya que desplazar a Ledesma. Y si lo hacen, que no esperen un par de años, así el nuevo cuerpo técnico tiene mucho tiempo para trabajar.

Mario Ledesma junto a parte del staff técnico: el “Negro” Martín Gaitán, Nicolás Fernández Miranda y Juan “Corcho” Fernández Lobbe

Queda un último partido, el miércoles a la 1,25 de la madrugada frente a Estados Unidos. Es fundamental sumar puntos para terminar terceros en el grupo y clasificar directo al próximo mundial. Al decir del propio Ledesma, “el mundial que viene empieza hoy”, y en el equipo introduce nueve modificaciones, dándoles acción a muchos jugadores que hasta ahora no habían integrado la lista de 23 en los partidos anteriores.

Por último, una aclaración. Se fracasó en el logro del objetivo, pero de ninguna manera en el proceso que llevó a intentarlo. Por favor sigamos el camino que está construyendo la UAR porque no tengo dudas que es el correcto. Se amplió la base de jugadores. Jaguares, Los Pumitas, Argentina XV son plataformas de formación y despegue formidables. Se incrementó la competencia y eso mejora el nivel de todos. No queramos cambiar todo por el mal resultado. Acá no tiene que haber una “revolución” ni nada por el estilo, sino modificar las cosas que se hicieron mal y aprender de los errores. Fracasaron Los Pumas en su objetivo de clasificar. El trabajo de la Unión es ponderable y digno de ser imitado. Lejos está de ser un fracaso.