Cerró la fecha FIFA de amistosos con una victoria 6 a 1 sobre Ecuador en Elche.

Un triunfo en el que se convierten seis goles puede llevar a conclusiones apresuradas. Por eso hay que tratar de evaluarlo de manera justa para no caer en elogios desmedidos. Es cierto que Ecuador es un rival en formación cuyo técnico, Jorge Célico, también está probando nombres y esquemas de cara a las próximas eliminatorias. Y que hoy no está entre las cuatro selecciones más poderosas de Sudamérica. Pero también es cierto que no es fácil convertirle seis goles hoy por hoy a ningún equipo de nuestro continente. Y Argentina lo hizo jugando bien.

Hubo que esperar hasta los 20´para que Alario abriera el marcador mediante un cabezazo luego de un tiro libre desde la izquierda ejecutado por Acuña. Hasta ahí el partido era parejo, aunque el equipo de Scaloni se insinuaba como más profundo. Después del gol, directamente se apoderó del encuentro. Acuña era una pesadilla por la izquierda, como lo había sido cuando ingresó en el segundo tiempo frente a Alemania. Un centro de él pega en el defensor Jhon Espinoza y a los 27´se le mete por el primer palo a Ortiz. Cinco minutos más tarde, a los 32´, un nuevo desborde suyo iba a ser conectado por Lautaro Martínez cuando lo tocan desde atrás antes de que le pegue a la pelota y el árbitro cobra penal. Acá se planteó una situación extraña cuando el centrodelantero discutió con Paredes porque quería patearlo y el designado era el ex Boca, que finalmente lo ejecutó poniendo el partido 3 a 0. Así terminó la primera etapa, con un dominio argentino importante frente a un rival que durante largos minutos parecía estar acorralado en su área.

Lautaro Martínez, con la pelota en la mano, discute con Paredes quien será finalmente quien patee el penal.

El segundo tiempo mostró a un Ecuador más peligroso. Una reacción que se tradujo en una buena jugada de Valencia que se diluye luego de eludir a Marchesín abriéndose demasiado y en el gol de Mena a los 49´, producto de un muy buen tiro libre desde la izquierda que tuvo algo de complicidad en el arquero argentino, que solo atinó a mirar cómo la pelota entraba por el segundo palo. El partido se hizo un poco impreciso desde ahí hasta que a los 66´ una falta en tres cuartos de cancha a Lucas Ocampos, de muy buen partido, fue ejecutada a la perfección por el ingresado Dybala y cabeceada al gol por el hoy capitán Pezzella. A falta de 8´para el final, fue Nico Domínguez quien venció a Ortiz con un remate rasante cruzado desde fuera del área poniendo el 5 a 0. Y a los 86´Ocampos recibe por derecha y casi sin ángulo, con tiro muy violento mete el sexto.

Nicolás Domínguez festeja su gol, el quinto de Argentina

Seis goles no se hacen todos los dias. Y mostrando facetas del juego muy interesantes que ya tendremos tiempo de analizar. Scaloni termina estos dos amistosos de octubre con buenas sensaciones. Falta todavía trabajo y el resultado no debe confundirnos. Pero sin duda hay buenas señales.

Ecuador: Ortiz; Espinoza (46´López), Aimar, Arreaga y Estupiñan (65´Palacios); Méndez (46´Quiñonez); Plata (65´Alvarado), Cifuentes, Sornoza (46´Enner Valencia) y Castillo (46´Mena); Estrada. DT: Jorge Célico.

Argentina: Marchesín; Foyth (77´Saravia), Pezzella (82´Balerdi), Kannemann y Acuña; Paredes (46´Guido Rodríguez) y De Paul; Nicolás González (70´Vargas) y Ocampos; Alario (57´Nicolás Domínguez) y Lautaro Martínez (46´Dybala). DT: Lionel Scaloni.